Jo Ruxton, productora de Planeta Azul y directora de la Fundación Ocean Generation, impartió este viernes una conferencia en el Ayuntamiento de Orpesa. Antes, junto al director de la Fundación Azul Marino, Juan Antonio Romero, atendió en Benicàssim a Medi TV.

¿Cuáles son los objetivos de la Fundación Azul Marino?

Romero: Tenemos varios proyectos científicos que nos permiten enseñar al público lo que hay en el mar: una variedad enorme de especies y distintas problemáticas en el Mediterráneo. Nuestra función es enseñar estas problemáticas, pero de una manera que se aprenda a amar el mar, no de una forma negativa. Entre esos proyectos nos hemos unido a una fundación inglesa (Ocean Generation) para realizar trabajos en común.

Estáis ahora impartiendo charlas para los jóvenes.

Romero: La idea era realizar una serie de conferencias: Sagunto, Gandia, Orpesa... En ellas explicamos a los jóvenes la belleza del mar y alguna de sus problemáticas, como en este caso los plásticos.

¿Cómo se encuentra el planeta?

Ruxton: Estamos en un momento con muchísimos problemas, como el cambio climático, los plásticos... pero todavía es recuperable. Aún hay esperanza.

Pero con los plásticos en el mar, ¿cómo? Si no se puede reciclar.

Ruxton: Hay muchas cosas que hacer antes que reciclar, si no se puede reciclar. Sobre todo reutilizar el plástico en lugar de usarlo una sola vez. Se suele considerar que el plástico solo puede utilizarse una vez y ya es desechable, pero por eso es mejor reinventar el uso del plástico.

¿Por qué creaste la fundación?

Ruxton: Porque estuve trabajando en la BCC haciendo documentales submarinos donde siempre se enseña el océano limpio y lleno de peces, pero era testigo de que ocurrían otras cosas. Quería contar esa historia para que la gente lo supiese.

¿Es vital la educación?

Ruxton: Sí, los niños entienden lo que transmitimos y quieren hacer algo. Lo dicen a padres, a amigos, a profesores... y son ellos mismos los que comunican las soluciones. Se convierten en los mejores embajadores de los océanos.

Romero: «Nuestra función es mostrar la problemática del mar enseñando a la vez a amarlo»

¿Se pueden limpiar los océanos?

Ruxton: No, puedes quitar las piezas grandes, pero no los microplásticos. Lo único que podemos hacer es que no vaya a peor.

¿Cómo?

Ruxton: Educación, enseñanza. Entendiendo el problema y pensando que el plástico fue diseñado para durar toda la vida.

¿Y los gobiernos hacen algo?

Ruxton: Los gobiernos han comenzado a hacer cosas porque la ciudadanía presiona. Por ello, muchos gobiernos tienen que escuchar y están cambiando sus políticas.

¿En las aguas de Castellón sufrimos este problema?

Romero: En todo el mar Mediterráneo vas a encontrar microplásticos, y las corrientes las van portando a otros lados. No está tan mal como otros mares del mundo, sobre todo en la zona de Asia.

¿Cómo afecta a la fauna?

Romero: Todos los años podemos ver tortugas con plásticos en el estómago. Buceando, sobre todo después del covid, encontramos mascarillas en zonas de posidonia.

Ruxton: «El planeta tiene muchos problemas, pero aún es recuperable. Hay esperanza»

¿En qué trabaja la Fundación en estos momentos?

Romero: Estamos trabajando en un libro de identificación de especies en Columbretes, terminando un estudio sobre la posidonia en la costa, y avanzando en diferentes proyectos internacionales.

¿Por qué es tan vital la posidonia?

Romero: Por muchas razones. Primero porque es un filtro, libera CO2, oxígeno; y sobre todo porque da nutrientes a la arena y la empaca, y permite la protección frente a las mareas. Sin embargo, como hay falta de información la gente presiona para que se limpien, cuando solo es mata muerta.