Castellón puede sacar pecho en cuanto a implantación de nuevas tecnologías en los hogares se refiere, con un uso que se ha acelerado durante la pandemia y con los retos, eso sí, todavía, de superar la brecha digital económica, generacional, de género y territorial. Ocho de cada diez viviendas (161.990) cuentan ya con algún tipo de ordenador (de sobremesa, portátil o tablet) y la castellonense es la segunda provincia de la Comunitat con mayor grado de implantación tecnológica --en el 80,4% de las casas-- frente al 80,9% de Valencia y el 78,6% de Alicante.

La compra de este tipo de equipamientos creció medio punto según el informe publicado ahora por el Instituto Valenciano de Estadística; si bien a falta de nuevos datos, la crisis del coronavirus ha propiciado esa tendencia: desde la educación (con más clases on line), las relaciones sociales (auge de vídeollamadas a raíz del confinamiento), comerciales (más compras vía web o WhatsApp), sanitarias (atención telefónica de centros de salud o aviso por SMS de la vacuna; o laborales (teletrabajo).

Desigualdad en el acceso

El factor económico, con todo, sigue jugando un gran peso. Si de media el 80% de familias tiene al menos un ordenador en casa, ese porcentaje baja al 58% en los hogares donde los ingresos mensuales se sitúan por debajo de los 900 euros netos; y en el lado opuesto, se eleva al 99% en otros donde ganan más de 2.500 euros al mes. La falta de banda ancha de internet en municipios del interior, sobre todo en aquellos más despoblados, es otro hándicap en el que trabajan Ministerio, Generalitat, Diputación, ayuntamientos y UJI.

Uso de nuevas tecnologías en Castellón Juan Carlos Gozalbo

Teléfono: El móvil es el ‘rey’ pero el fijo todavía resiste

Que el teléfono móvil arrasa y está disponible en la práctica totalidad de los hogares es una evidencia, pero lo que resulta curioso es que el tradicional, el fijo, todavía continúa presente en más de la mitad. Según el informe autonómico, el porcentaje es similar en las tres provincias (en Castellón, que empata con Alicante, un 99,2% de familias tiene móvil; y en Valencia, algo menos, el 98,5%). La castellonense es además la provincia sobre más se incrementa su presencia, en casi un punto. La mensajería, la información y las redes sociales han catapultado su uso.

Aún así, el tradicional dispositivo fijo todavía sobrevive en seis de cada diez hábitats de Castellón (65,3%). Se trata de la segunda mayor cuota tras Valencia (65,8%), aunque se nota que en los últimos tiempos en los municipios castellonenses es donde más ha mermado este dispositivo.  

 

Internet: Líder en conexiones a la red en la Comunitat

¿Cuántas viviendas disponen de acceso a internet? La respuesta es similar en las tres provincias, pero destaca Castellón, con un grado de penetración del 91%, por muy poco eso sí, respecto a Alicante (90,6%) --donde más se incrementa-- y Valencia (90,5%). En el conjunto de la Comunitat, más de 1,6 millones de hogares, con al menos un miembro de 16 a 74 años de edad, disponen de acceso a internet el 90, cuatro puntos más de avance en un ejercicio.  

Con todo, los expertos alertan sobre estas medias, que no siempre reflejan los matices de la realidad. «La cobertura de banda ancha todavía es un déficit en las áreas rurales de nuestra provincia», señala Vicent A. Querol, director de la Cátedra de Brecha Digital y Territorio de la Universitat Jaume I (UJI). El Observatorio de Brecha Digital de la Comunitat, del cual forma parte, hará una encuesta en otoño. De hecho, por parte de la Conselleria de Innovación, también los técnicos están visitando municipio a municipio para conocer el servicio de banda ancha y remitir un informe a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones del Ministerio, tal y como refirió a este rotativo la directora general para la lucha contra la Brecha Digital, María Muñoz.

Adolescentes: Seis de cada diez tienen ‘smartphone’

Los menores castellonenses de 10 a 15 años de edad ocupan la segunda posición en la Comunitat como usuarios de ordenador. El porcentaje en Valencia la sitúa como número 1 (84,3%), seguida de Castellón (82,7%) y Alicante (80,7%). Seis de cada diez, además, tienen teléfono móvil, una media de casi el 62% en Castellón, un punto menos Alicante; y donde más prolifera su uso en esta franja de edad, es en Valencia, cinco puntos más respecto al territorio castellonense. En base a las fechas de este estudio, la tendencia global en la Comunitat apuntaba a una disminución tanto en utilización de ordenador (-7,3%), como en usuarios de internet (-3,9%) y sobre todo en menores que disponen de teléfono móvil (-10,8%).

Pero con la pandemia las cifras podrían diferir, puesto que la propia educación, más aún con el covid, ha generalizado el uso de ordenadores y tablets para seguir las clases a distancia; así como las vídeollamadas para las relaciones sociales entre adolescentes, que mantuvieron así el contacto durante el confinamiento.

Una abuela y su nieto, con sus dispositivos, en Castellón.

 

Adultos: A partir de los 54 años, crece la brecha digital

La proporción de personas de 16 a 74 años usuarias de internet es similar en las tres provincias, aunque algo inferior en Castellón (88,3%), frente a Valencia 90,3% y Alicante 89,2%. Por sexo tampoco se observan diferencias significativas, según este balance del instituto estadístico. Pero otro informe, el primero de la Cátedra de Brecha Generacional --de la Universidad de Alicante--, dado a conocer hace una semana, bajo el título ‘Las personas mayores en la era de la digitalización en la Comunitat’, concluye que se da «un uso menos intenso de internet entre la población mayor de 54 años». En el grupo de 55 a 64 años se pasa de niveles del 80 al 66%. Ya en el grupo de 35 a 44 años se empiezan a apreciar diferencias respecto a los más jóvenes, que utilizan más las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC). Otra conclusión es la preferencia de los más adultos por tecnologías más intuitivas, como los móviles frente a ordenadores;y el uso mayoritario del móvil para hablar por teléfono.

Comercio ‘on line’: Casi la mitad compra  a través de internet

La proporción de personas de 16 a 74 años que compra a través de internet (alimentación, textil, banca, etc.) es similar en Castellón (48,2%), la segunda, frente a Valencia (48,4%) y Alicante (47,2%). Los porcentajes apenas reflejan diferencias por género en Castellón (hombres, 48%; y mujeres, 48,4%) en este apartado. Ellas (con un 47,8%) superan ligeramente a ellos (un 46,6%) en Alicante, mientras en Valencia difiere casi seis puntos entre ellos, 51,3%; y ellas, 45,5%. En la Comunitat hay 126.000 usuarios más que compran por internet. Los hombres superan a las mujeres en dos puntos, en este apartado.

Te puede interesar:

Territorio: A menos servicios, hay menos oportunidades

Vicent A. Querol, investigador de la UJI, recuerda que la brecha digital puede ser «de género, por diversidad funcional, generacional, buen uso o territorial --que afecta al espacio y a sus habitantes--» . «A veces estas desigualdades se pueden acumular en una persona, pongamos por caso, una mujer mayor, con escasos recursos, que vive en pueblo sin conexión y con alguna minusvalía que dificulta el manejo de los dispositivos. Se debe luchar para no dejar a ninguna ciudadana atrás», citó.