El Ramadán de este año viene marcado por las restricciones sanitarias que impone el covid. Ya el año pasado, estuvo condicionado por el confinamiento. Este año, al menos, los fieles pueden acudir a la mezquita. Sin embargo, la quinta oración choca con el toque de queda a partir de las 22.00 horas

Es por esto que el Consejo Islamico de la Comunitat (Ciscova) ha emitido un comunicado recomendando juntar las dos oraciones, la cuarta y la quinta, a las 20.30 horas, y, si no, hacer solamente la normal a la puesta del sol y la quinta en casa, en la intimidad de la familia, atendiendo a las circunstancias personales. Como explica Said Ratbi Bali, presidente del Consejo Islamico de la Comunitat, el Ramadán es el mes sagrado de los musulmanes, y uno de los cinco pilares del islam.

«Es un mes al año en el que los musulmanes se abstienen de comer y beber durante el día, pero es también un ejercicio espiritual de moral. El fin es una revisión de su conducta y un esfuerzo que cada uno debe hacer para mejorar a nivel individual, familiar y social. Se fomenta la solidaridad, la caridad, además de la buena conducta. Aparte, están los beneficios para la salud del ayuno», explica. Finalizado el día, este se rompe. La mayoría reza en casa y algunos en la mezquita, yendo a romper el ayuno después con su familia.  

En las mezquitas «se están respetando mucho las recomendaciones sanitarias. Distancia, mascarilla y limitación de aforo», señala Bali. Aparte, no se puede usar o compartir elementos. Por ejemplo, cada uno puede llevar su propia alfombra.

El secretario del centro islámico de Castellón, Ahmed Mohamed explicó que no han solicitado a las autoridades poder saltarse el toque de queda y apeló a respetar las normas, como ha tenido que hacer también los católicos.

‘ON LINE’ / Las nuevas tecnologías también han jugado un papel importante. Aunque no existe la posibilidad de seguir on line la oración, sí se están llevando a cabo charlas virtuales o conferencias en línea, a través de zoom o por redes sociales. «El año pasado se hacía mucho y este año también. Al igual que muchas asambleas y juntas directivas, que para evitar aglomeraciones, se hacen de forma telemática», señala Ratbi Bali.

En la provincia hay casi una cuarentena de comunidades islámicas según el registro del Ministerio del Interior y 39.233 musulmanes en la provincia, 18.443 de ellos españoles, según último informe del Observatorio Andalusí, del 2020.