La vicepresidenta de la Generalitat y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha afirmado que conoció la investigación a su exmarido sobre el caso de abusos a una menor por el que ha sido condenado a cinco años de prisión cuando llegó la citación judicial a su domicilio. "Lo supo Mónica Oltra, no la vicepresidenta", ha aseverado, al tiempo que ha negado que hubiera trato de favor.

Así lo ha desvelado Oltra en su comparecencia en Les Corts para dar explicaciones sobre la actuación de la conselleria que dirige en este caso. En su comparecencia, Oltra ha defendido que los hechos probados "no hacen ninguna referencia a la Generalitat, la Vicepresidencia y la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas" ni a "ella misma".

Según ha explicado, conoció los hechos el viernes 4 de agosto de 2017, mientras estaba de vacaciones fuera de València, por una llamada que avisaba de la llegada de esta citación al domicilio. "Conocí este asunto por mi circunstancia personal, no por mi cargo", ha indicado. La investigación en el centro había comenzado en el mes de febrero.

Oltra ha manifestado que "nadie, ni dentro ni fuera de esta sala" lamenta "más que ella" lo que le ha ocurrido a la joven, "porque es el triste colofón a la vida de una niña a quien todo falló desde el principio".

"Es bien conocido que el condenado es una persona con quien mantuve una relación conyugal en el pasado, pero no es esta relación la que se ha juzgado en los tribunales. Más aún, esa relación no ha afectado en nada mis actuaciones al frente de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad ni en ningún otro ámbito del gobierno", ha manifestado.

Respecto al trato de favor, ha defendido que el educador trabajaba en el centro desde 2010, cinco años antes de que ella fuera nombrada consellera, y que el centro es privado, por lo que es la dirección quien decide la contratación de trabajadores.

Para la vicepresidenta, es otra demostración de que no hubo trato de favor el hecho de que la defensa del acusado no conociera la existencia del informe de la Fundación Espill durante el primer juicio. "Me acusan de dar consignas para elaborar informes que benefician la estrategia de defensa del educador al mismo tiempo que también me acusan de ocultar esos mismos informes al tribunal. ¿En qué quedamos? Si se hubiera querido proteger a alguien, obviamente, 'ocultar' información que puede resultarle favorable no es la mejor manera, ¿no creen?", ha manifestado.