Castellón cerró el último ejercicio fiscal consolidado con más ricos. Nuevos contribuyentes obligados a pagar el impuesto de Patrimonio tras aumentar el valor de sus posesiones, en la campaña del 2020, y que se situaron en 3.678 (32 más que un año atrás). Una cifra récord y la más alta del último lustro, también en importe recaudado: 22,7 millones de euros (1,8 millones más que en 2019).

¿Y qué hay del efecto covid? Todo apunta a que se dejará notar en la liquidación del tributo ahora en marcha --y paralela al IRPF--, ya que se declaran los bienes al cierre del pasado año y ahí se verá si la crisis sanitaria y económica ha mermado el patrimonio de los castellonenses con más recursos.

La presidenta de la Agencia Tributaria Valenciana, Sonia Díaz, valoró que en la liquidación del 2020, última disponible, «ha crecido el número de contribuyentes a nivel general en las tres provincias, pero en Castellón la subida es relevante». En su opinión, «puede ser por un desplazamiento de un contribuyente de dentro de la Comunitat o de otras provincias españolas a Castellón como residencia habitual; o por las campañas de concienciación que lanzamos (vía cartas de aviso), que más personas tomen conciencia de la obligación de declarar el patrimonio e inicien la presentación de las autoliquidaciones correspondientes. Se está consiguiendo aflorar fraude fiscal». El plan de control tributario valenciano, que aprobó sus directrices en marzo, «especifica que seguiremos persiguiendo a aquellos no declarantes de patrimonio e investigando posibles deslocalizaciones ficticias que existen», agregó Díaz.  

Evolución del impuesto de Patrimonio en Castellón

Evolución del impuesto de Patrimonio en Castellón Mediterráneo

En Castellón, a requerimientos, se despistaron cuatro declarantes que aportaron luego 12.030 euros, el año pasado. Previamente, como en el 2016, el número fue mayor: 109 devengos, que sumaron 401.618 euros.

El tributo estatal de Patrimonio se sitúa en 700.000 euros en línea general y queda exenta la vivienda habitual hasta un máximo de 300.000 €. Pero su recaudación está cedida a las autonomías, que fijan exenciones y, en el caso de Madrid, es un 100% bonificable. Actualmente, en Castellón y la Comunitat deben liquidarlo los propietarios con residencia habitual en esta autonomía y con patrimonio superior a 600.000 €, aunque el mínimo exento se puede elevar hasta el millón de euros por un grado de discapacidad psíquica igual o superior al 33% o física o sensorial igual o superior al 65%. 

Novedad a aplicar en el 2022

Pero con la ley de Medidas 3/2020, en este ejercicio fiscal del 2021 --con impacto en la liquidación en el 2022--, cambia el mínimo exento, que bajará en la Comunitat a 500.000 euros. «Con esta modificación se ampliará el número de declarantes en toda la Comuntiat en unos 2.200. No sé qué parte corresponderá a Castellón» , indicó Díaz. 

Al respecto, Luis Chinchilla, presidente de la Asociación de Asesores Fiscales de la Comunitat, incidió en que esta autonomía está «entre las más caras de España» en impuesto de Patrimonio: la cuarta. Y, a partir de la próxima campaña, escalará puestos. Recordó que una herencia inmobiliaria de alto valor puede elevar el patrimonio acumulado y hacer que se tenga que presentar. Para ello, la vía es telemática y el plazo, acaba, como la renta, el 30 de junio.  

¿Qué perfil tiene y quién está obligado a pagarlo por sus posesiones? La responsable de la Agencia Tributaria Valenciana apuntó que ahora no existen datos, «pero estamos colaborando en un estudio sobre la evolución del impuesto de Patrimonio en toda España y se estudiará el perfil del declarante. Lo elaboran Clara Martínez, del Columbia Business School; y Dirk Foremmy, de la Universidad de Barcelona». «Obviamente, deben ser patrimonios importantes. Pues de cinco millones de valencianos y valencianas solo presentan Patrimonio en la Comunitat 23.657 personas; cuando la renta la presentan 2,2 millones de valencianos», concluyó Díaz.

En la Comunitat Valenciana, la pasada campaña fiscal del 2020 pagaron este tributo esos más de 23.000 valencianos y abonaron por ello 154.419.505 euros --otro incremento respecto al 2019, cuando contribuyeron 23.153 ciudadanos, con 147.818.248 euros--. En la línea de Castellón, suponen también las cifras máximas desde el 2016.

Te puede interesar:

PP y patronal se oponen a la subida estatal del tributo

El Gobierno estatal ha anunciado que, por la ley de Presupuestos, en 2022 quiere convertir el impuesto de Patrimonio en indefinido y elevar del 2,5% al 3,5% el tipo aplicable a las fortunas de más de 10 millones de euros, «para fortalecer el Estado del Bienestar», los servicios públicos. El PP ha presentado un recurso de inconstitucionalidad admitido a trámite. La patronal valenciana CEV también se opone y lo ve «desfasado» y «único en Europa».