La provincia de Castellón es un lugar privilegiado por sus condiciones climáticas, que permiten cualquier tipo de actividad al aire libre durante todo el año. Incluso volar. Sí, han escuchado bien. ¡Volar! Y en Mediterráneo hemos sido testigos de como es posible disfrutar de las mejores vistas de la Plana desde el aire gracias al vuelo libre.

Las montañas del Desert de les Palmes es uno de los puntos predilectos para los aficionados al vuelo sin motor en nuestra provincia. Desde allí despegan, sobre todo los fines de semana, un buen número de experimentados pilotos de ala delta, como los captados en el vídeo que acompaña esta información. Un vuelo tranquilo por las benignas condiciones atmosféricas para la práctica de esta actividad que suelen imperar en esta parte de la provincia y las impresionantes vistas de Benicàssim y el Grau de Castelló, los dos puntos elegidos para el posterior aterrizaje, son los premios a este derroche de adrenalina.

Un aficionado se prepara para iniciar un vuelo de ala-delta en el Desert

Un aficionado se prepara para iniciar un vuelo de ala-delta en el Desert Raül Badenes

Los puntos más altos de la Plana no son los únicos parajes de Castellón en los que los hombres-pájaro que manejan los ala delta buscan las mejores condiciones para un buen vuelo. En el Alt Maestrat, la Mola d'Ares es otro de los frecuentes puntos de reunión de estos aficionados a desafiar las leyes de la gravedad, que también tienen en l'Alcalatén otro de sus paraísos particulares para dar rienda suelta a su pasión, concretamente en Figueroles.

Todo un campeón de España en Castellón

Todos estos puntos los conoce bien Marco Doppioni, el principal exponente del ala delta de Castellón y que hace tres años se proclamó campeón de España de esta especialidad. Como su apellido delata, los orígenes de Marco son italianos, aunque actualmente solo el pasaporte refleja la vertiente transalpina de este castellonense --sus padres se afincaron aquí cuando era pequeño-- que ha cumplido su sueño de volar en esta tierra. En el siguiente vídeo, grabado para Turisme Benicàssim, Doppioni nos ofrece unas vistas espectaculares de la turística localidad.

La pandemia 'frena' los vuelos en tándem

Si te han impactado los vídeos y te ha picado el gusanillo de saber qué se siente a bordo de un ala delta tendrás que esperar a que las restricciones anticovid den un paso más en lo que respecta a actividades deportivas que requieren contacto físico. En Castelló Sky Gliding Xtrem ofrece esta experiencia desde su sede en el Aeroclub de Castelló, pero toda la actividad se encuentra en stand-by hasta que la Generalitat vuelva a dar luz verde. "De momento, en la última modificación de las restricciones, el 26 de abril, no se contempló poder volver a hacer vuelos en tándem", explica Marcos Cueje, ahora máximo responsable de esta empresa que creó junto a, precisamente, Marco Doppioni, ahora desvinculado aunque imparte alguno de los cursos para aficionados que quieren incursionarse de una forma más profunda en esto del ala delta.

Poder disfrutar de uno de esos vuelos con monitor --el propio Marcos Cueje es el encargado de acompañar a los primerizos que quieren experimentar la sensación de volar como un pájaro-- costaba sobre los 70 euros antes de las restricciones provocadas por la pandemia de coronavirus, "pero con el parón nos veremos obligados a subir un poco los precios cuando podamos retomar la actividad", señala Marcos, orgulloso de patentar un sistema único en España, y que podemos ver en el siguiente vídeo:

"Lo que hacemos, solo se puede encontrar en Castelló", explica Marcos Cueje. El monitor y su acompañante despegan desde la pista impulsados por un torno del de que el ala delta se desprende una vez ha conseguido estabilizarse en el aire. Desde que se inicia la operación de despegue hasta el aterrizaje "transcurren unos cuatro minutos", tiempo suficiente para que la experiencia atrape por completo y se convierta en inolvidable o, por contra, quede desechada para siempre para aquellos que no logran superar la sensación de pánico.