El sector cerámico tendrá, por fin, una oportunidad para transmitir sus inquietudes al Ministerio de Transición Ecológica. El próximo jueves, 20 de mayo, está prevista una reunión telemática entre el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y el presidente de la asociación que agrupa a los fabricantes de productos cerámicos, Ascer, Vicente Nomdedeu. Así figura en la agenda del departamento ministerial para los próximos días.

El encuentro será telemático, y es de prever que en él se traten algunos de los asuntos que más preocupan a la principal industria de Castellón. Un clúster azulejero que durante la crisis del coronavirus ha tenido la capacidad de aguantar el tipo y mantener los niveles de producción y exportaciones, con el consiguiente efecto positivo en el empleo, pero que avisa de problemas relacionados con medidas medioambientales, para las que solicitan flexibilidad y un mayor diálogo con los sectores afectados.

Nueva ley

El ejemplo más claro ocurrió esta misma semana, con la aprobación en el Congreso de los Diputados de la Ley de Cambio Climático. Ascer presentó una serie de enmiendas con el objetivo de que el texto tuviera en cuenta una serie de consideraciones que afectan a la competitividad del sector. La ley salió adelante sin que se aceptara ninguna de estas objeciones.

Otro factor que inquieta a estos fabricantes es la gran escalada de precios de los derechos de emisión de CO2, que a finales del pasado año se situaron en máximos, por encima de los 30 euros por tonelada emitida. Desde enero, este coste se ha disparado, hasta alcanzar los 50 euros. Desde Ascer indicaron que no hay perspectivas de que estos precios vayan a descender a corto y medio plazo. En este precio no solo influyen los aspectos relacionados con la preservación del medio ambiente, sino que hay un componente importante de especulación.

Otros asuntos

Las reivindicaciones de la patronal azulejera también pasan por el final de la vida útil de las plantas de cogeneración cerámica, así como la petición de flexibilizar los plazos en la descarbonización de la industria. Un paso que dará un paso importante a partir del año 2030. El sector ha advertido en numerosas ocasiones el interés en nuevas formas de fabricar productos cerámicos con vías alternativas al gas natural, como el uso del hidrógeno verde o la electrificación de hornos, aunque la investigación está en una fase inicial y sus costes actuales hacen inviable dar el paso de aquí a la fecha prevista. A todo ello se suma la preocupación por los costes del nuevo fondo eléctrico planteado por el Gobierno, que supondría un coste adicional para los fabricantes de 213 millones de euros entre los años 2021 al 2025, lo que equivale al beneficio anual del sector.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha visitado Castellón en dos ocasiones en los últimos meses y ha mantenido contacto con Ascer. La primera de ellas fue durante la presentación de un estudio que expone el peso que la industria cerámica tiene en el conjunto de la economía valenciana y española. La otra fue con motivo de la asamblea general de la Confederación de Empresarios de la Comunitat, CEV, en la que acompañó al rey Felipe VI. En cambio la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, también estuvo en la provincia para presentar medidas relacionadas con el reto demográfico, sin que hubiera contactos con el clúster azulejero.

La edición de este domingo de Mediterráneo publica una extensa entrevista con el presidente de Ascer, Vicente Nomdedeu. Unas declaraciones en las que las peticiones a Transición Ecológica tienen un gran peso.