Las escuelas infantiles de 0 a 3 años de Castellón han trasladado la voz de alarma ante una realidad: la creación de aulas gratuitas de 2 años en colegios públicos les está restando alumnos en un contexto de bajada de natalidad.

Argumentan que en aras de la eficiencia, la Generalitat haría bien en apostar por la dilatada experiencia de las escuelas infantiles, que crean empleo femenino y cumplen los estrictos requisitos legales que marca la Conselleria en lugar de destinar nuevos recursos públicos a crear nuevas unidades en colegios que no reúnen los requisitos más apropiados para niños de tan corta edad.

No se oponen a la creación de estas aulas públicas de 2 años, pero consideran que estas deberían crearse en lugares donde existe déficit de oferta porque no llega la iniciativa privada, como en el interior.

Además, piden un control municipal para evitar la competencia desleal de ludotecas o guarderías que ejercen como escuelas infantiles sin cumplir la legislación así como que los ayuntamientos contribuyan con ayudas municipales para que las familias puedan conciliar y acceder a estas plazas. Unas reivindicaciones coincidentes entre la red Salvem 0-3, ACEICAS y el sindicato de trabajadores FSIE.

María José González-Mayo, de la plataforma Salvem 0-3, señala: «Cada aula piloto que se abre perjudica de forma directa a los centros cercanos. Este año por el bajísimo numero de alumnos de 0 a 3 años la apertura de cualquier aula hace un daño inmenso a los centros de Educación Infantil de 0 a 3, que ya llevan sufriendo por la desocupación, la crisis y la pandemia, que obliga a mantener grupos burbuja. Las aulas de 2 años han sido la coletilla», concluye. 

Igualmente, Elena Peset, de la asociación ACEICAS señala que «en Castellón los centros estamos muy preocupados por la apertura de aulas de 2 años en los colegios, ya que existe más oferta de plazas de 2 años que demanda». En Castelló ya se están cerrando aulas.

En el interior

No se oponen a su creación en el interior, donde debido al escaso numero de niños la inversión privada no llega. «La labor de la administración es esa, crearlas allá donde hay falta de plazas públicas», considera González Mayo. 

Desde el sindicato FSIE María Lleó señala que la administración no optimiza recursos invirtiendo en una red paralela de aulas públicas de 2 años: «Lo lógico sería usar la red que ya existe, de centros de iniciativa social, que tienen profesionales e infraestructuras preparadas y un reglamento de seguridad estricto». González Mayo, en esa línea, pide «hacer un mapa de necesidades y que la administración haga un gasto eficiente de los recursos públicos y esas plazas se paguen directamente a las familias para que puedan conciliar, lo que será infinitamente inferior que las nuevas plazas públicas». 

Además, consideran que los colegios no están específicamente diseñados para niños de 18 meses. «Hay una inversión pero a la hora de compartir espacios, horarios, comedor, un colegio de niños más mayores no puede atender las necesidades específicas de esta edad», señala Peset, que, por contra, afirma, que los centros de Infantil de primer ciclo de la Comunitat «tienen una de las normativas más exigentes a nivel nacional en instalaciones y seguridad».

"Las aulas en los centros de Primaria e Infantil, las aulas que van quedando vacantes en colegios públicos, bien porque las familias no quieren ese colegio o por la baja natalidad se van ocupando por niños de 18 meses. Esto está provocando un trasvase de alumnos que provoca el cierre de pequeñas empresas gestionadas por autónomos y que está haciendo daño a mujeres trabajadoras», concluye González-Mayo.

Por su parte, Elena Peset, de la asociación ACEICAS (asociación de centros de educación infantil de primer ciclo) señala que "en Castellón los centros estamos muy preocupados por la apertura de aulas de 2 años en los colegios de Infantil y Primaria. Pensamos que no es lo adecuado para los alumnos que estén en centros que no están específicamente diseñados para ellos. Hay una inversión pero a la hora de compartir, espacios, comedor, horarios, un centro de niños más mayores no puede atender las necesidades específicas de este tramo de edad", por lo que considera que pierden calidad de enseñanza. Además, señala que los centros de Educación Infantil de primer ciclo de la Comunitat tienen una de las normativas más exigentes a nivel nacional, a nivel de instalaciones, medidas de seguridad. Es una pena no utilizar una red que ya está creada".

Situación en Castelló

Según el estudio a nivel de matrícula que ha hecho la asociación Aceicas, Elena Peset señala que «en Castelló hay 640 plazas privadas, 200 de escuelas infantiles municipales, 198 de aulas gratuitas de 2 años en colegios y 160 en centros gestionados por la Generalitat. Por el contrario, hay 1.333 niños nacidos en 2019, a los que les correspondería incorporarse el curso que viene. Y el plan de Conselleria es seguir aumentando con 2 nuevas aulas el curso que viene de 2 años y están en proyecto dos más en el CEIP Vicent Marcà.

«Vamos a ir viendo cómo las escuelas infantiles se quedan sin niños en 2 años, mientras que el tramo de 0 a 2 años no está cubierto y, así, las escuelas infantiles no vamos a poder mantener sus centros. Estamos cerrando aulas, de momento, cierres de centros no pero es el principio. Nos están ahogando con este plan», concluye Peset. 

Reuniones con ayuntamientos

Desde el sindicato FSIE señalan que han solicitado al Ayuntamiento de Castelló una reunión con el concejal de Educación, Francesc Mezquita, a la que prevén que asista ACEICAS, para demandar ayudas económicas que complementen el bono infantil, el control de la competencia desleal de los centros no autorizados y tener representación en el consejo escolar municipal, un encuentro como el que ya han hecho en Burriana.

«Hemos reclamado ayudas para las familias como las que da Vila-real u Onda, de los ayuntamientos, para complementar el bono infantil», señala Peset.

 Asimismo, piden controlar la competencia desleal «No puede ser que las escuelas infantiles tengan unas condiciones de titulaciones, espacios... y mientras haya centros con licencia de ludoteca prestando servicio como escoletes, o guarderías que no han actualizado sus instalaciones cuando el decreto 2/2009 daba de plazo hasta 2012 para adaptarse», reflejan. «Nuestra intención es garantizar las condiciones de salubridad y control que exige la Conselleria de Educación y la calidad educativa del tramo 0-3», indica FSIE