Las Unidades de Cuidados Intensivos dedicadas a atender a pacientes por el covid-19 en la provincia de Castellón acumulan más de un mes con niveles mínimos de ocupación desde que el pasado 18 de mayo la Conselleria de Sanitat notificara que, al menos durante una jornada, todas ellas se encontraban completamente vacías. Una situación inédita para muchos sanitarios tras afrontar picos por encima del medio centenar de pacientes durante la tercera ola.

No obstante, los avances en el proceso de vacunación han permitido mantener las camas de críticos por debajo de la decena de ingresos de forma constante desde el pasado 10 de mayo. Desde entonces, siete personas es la cifra máxima de ocupación que ha notificado el departamento que dirige la consellera Ana Barceló en su actualización diaria sobre el estado de la pandemia, teniendo en cuenta que todas ellas están distribuidas entre los diferentes centros hospitalarios del territorio provincial, como el hospital Comarcal de Vinaròs, el General de Castellón o la Plana en Vila-real.

El avance

De la mano, en el mismo periodo, la cantidad de castellonenses con la pauta completa de vacunación se ha disparado. El último dato de Sanitat disponible cifra en 175.208 las personas con las dos dosis de Pfizer, Moderna y AstraZeneca o la monodosis de Janssen. El doble prácticamente que las 86.093 personas del día 19 del pasado mes de mayo.