Castellón es una provincia especial y diferente a cualquier otra. Solo así se explica que buena parte de los habitantes de su capital recorran 14 kilómetros cada verano para cambiar su lugar de residencia de Castelló a Benicàssim. ¿Se imaginan a un madrileño veraneando en Alcorcón, a un barcelonés con apartamento en Badalona o a un sevillano pasando sus periodos vacacionales en Alcalá de Guadaíra? Pues estos atípicos casos son extrapolables a la ‘terreta’. Y ojo que lo mismo se podría decir de los residentes de la Vall d’Uixó o Nules con respecto a Moncofa o Xilxes… Pero en esta ocasión, El Castellonero, artista que canta las peculiaridades de esta tierra con su particular ironía y estilo, ha querido poner ritmo de reguetón a la invasión a su ciudad. El estribillo es el siguiente: “No vaig a Mèxic, no no. No vaig a USA tampoc. Jo vaig a Benicàssim, que està a prop, que està a prop, propropropop”. 

Imagen de Gascón, El Castellonero, en la Creu del Bartolo de, cómo no, Benicàssim. MEDITERRÁNEO

Este martes El Castellonero y toda su colla han publicado el vídeo que acompaña este artículo en Youtube, titulado Benifornia, en el que desgrana algunas de las peculiaridades de su Benicàssim natal. Gascón –nombre real de El Castellonero-, recorre así puntos emblemáticos como el Torreón, las tascas, el Voramar, la Vía Verde, el FIB, Rototom, Aquarama con sus populares gofres o el día de las paellas con sus no menos populares excesos. 

La última canción del bajista de grupos como Novio Caballo y exintegrante de Skizophonic apuesta por el reguetón, a diferencia de su último precedente, ‘El Ximo’, en el que el estilo escogido fue el trap. “Para el próximo ya veremos por qué apostamos, aunque la temática está bastante clara: Cantaremos al carajillo”, adelanta Gascón a este periódico.

Benifornia es una canción no exenta de crítica, aunque siempre con buen humor. Denuncia por ejemplo los atascos que se forman en la N-340 durante los meses de julio y agosto de la siguiente forma: "Que està al costat, me done igual. Vinga veniu i petem la general”. Gascón o El Castellonero, como gusten, afirma que realiza con estas canciones “una crítica costumbrista con un estribillo disfrutón para que la gente se lo cante”, y no oculta su admiración pese a todo lo dicho por su población: “Benicàssim es un paraíso que está cerquita de casa. Entiendo a la gente de Castellón que tenga apartamento aquí, pero no deja de ser curioso”. 

Y es que como benicense ‘sufre’ y disfruta a partes iguales con el ‘boom’ del turismo en su localidad: “Puedo comerme arroces de muchos tipos y comidas exóticas de muchos países, pero para comprar unos ‘gayumbos’ tengo que esperar al Mercado del Jueves o ver si hay suerte en algún chino”.

Gascón, músico que ejerce como profesor en Sant Mateu, se ha rodeado en esta ocasión de Gabi, vocalista de La Rana Manca, así como de César Villullas, artífice de la imagen y la edición, o Guillermo ‘Bloeman’. Recuerda que si quieres ponerte en contacto con ‘Mediterráneo’ para que te demos voz puedes hacerlo enviando un mensaje privado al perfil oficial del periódico en Facebook, Instagram y Twitter, pudiendo escribir también al correo electrónico rfabian@epmediterraneo, o si os es más cómodo vía whatsapp, en el número de teléfono 680558577.