Castellón avanza, pero no todo lo rápido que sería deseable, en prevención de incendios forestales. Esta problemática es especialmente sensible durante estos meses de verano, una época, por otra parte, en la que los bomberos de la Generalitat se encuentran en pie de guerra, convocando paros por la precariedad laboral de una parte de su plantilla. 

A pesar de los progresos en esta materia, la provincia todavía tiene un largo camino por recorrer para cumplir con la normativa autonómica, que desde el 2005 obliga a los consistorios con terrenos forestales en su territorio a redactar planes locales de prevención. Y es que aunque la Conselleria de Medio Ambiente ha aprobado ya un total de 78 planes antiincendios de municipios de la provincia (62 están totalmente operativos y otros 16 tienen luz verde de Conselleria, pero están pendientes de publicación en el DOGV), hay 49 que tienen el proyecto en tramitación y ocho, pendientes. 

La capital de la Plana tiene previsto, precisamente hoy, la aprobación del plan en la junta local de gobierno y su sometimiento a consulta pública y audiencia por un plazo de 15 días naturales.

Según indican fuentes de la Conselleria que dirige Mireia Mollà, las ocho localidades que aún no tienen tramitado el proyecto son: Albocàsser, Almassora, Almenara, Castellnovo, Tírig, Vila-real, Villahermosa del Río y Xilxes. Medio Ambiente ha contactado con estos municipios, que afirman tener el plan acabado y pendiente de presentar, o bien en fase de elaboración. En la Comunitat el número de municipios que siguen sin plan asciende a 93, mientras que el de aprobados es de 243.

El departamento que dirige Mireia Mollà volvió a enviar el pasado mes de febrero una circular recordando a los distintos responsables municipales que podían incurrir en un delito de producirse algún incendio, como remarcaba la Fiscalía de Medio Ambiente. Algo que ya había hecho en el cargo su predecesora, Elena Cebrián.

Planes locales de prevención de incendios forestales.

Planes locales de prevención de incendios forestales. LEVANTE-EMV

38 aprobados este año

Por lo que respecta a los planes recientemente aprobados, solo en la provincia de Castellón se ha dado luz verde a un total de 38 en lo que va de año. Algunos de esos proyectos han sido los de Argelita, Aín, Benicàssim, Burriana, Caudiel, Forcall, la Jana, Palanques, Traiguera , Vilafranca o Villamalur. Dichos documentos incluyen intervenciones en infraestructuras y actuaciones de concienciación y ambientales. 

Según el último boletín Espurna, que edita la Generalitat Valenciana, la baja incidencia en el número de incendios y la poca superficie dañada contrasta con los datos de la última década. Situación que achacan los técnicos a las precipitaciones caídas, que permiten que la vegetación continúe con valores de humedad elevados.

Huelga de forestales

El Comité de Huelga de los Bomberos Forestales de la Generalitat Valenciana anunció ayer que sus protestas continuarán este agosto y convocó paros para hoy y los próximos días 11, 17 y 23 a causa de una situación que tildan de «agónica».

Con esta acción, pretenden «exigir una solución a la contratación fraudulenta» y protestar por el «incumplimiento de los acuerdos alcanzados tras la huelga de 68 días de 2018 por parte de la consellera de Justicia, Gabriela, Bravo y la empresa la Sociedad Valenciana de Gestión Integral de los Servicios de Emergencias (SGISE) y de la sentencia del TJUE», explica el comité, integrado por Intersindical-STAS, CGT, SPPLB, UGT y el Col·lectiu de Bombers i Bomberes Forestals en frau de llei.

Sus reivindicaciones pasan por que los bomberos que están trabajando y que han pasado subrogados al SGISE «se queden», así como por la transformación de los contratos para ser fijos indefinidos o discontinuos, según cada caso particular. Además, piden una solución con dictamen antes del día 31. Habrá que esperar para ver cómo se resuelve el conflicto.

Imagen del voraz incendio registrado en Altura y Segorbe, hace ahora cuatro años. SIAB

Cuatro veranos desde el último gran fuego forestal en Altura

Cuatro veranos han transcurrido desde el último gran fuego forestal, el que se registró en julio del 2017 en Altura y Segorbe. Las llamas traspasaron la frontera de Castellón desde Valencia y calcinaron 1.300 hectáreas, prolongándose durante 20 días en el entorno de la Sierra de la Calderona. Para sofocar las llamas, que arrasaban todo a su paso, intervinieron 300 efectivos terrestres y 19 medios aéreos.

Ese mismo año, en el mes de diciembre, tuvo lugar otro incendio de dimensiones considerables en Culla. En ese caso, ardieron 400 hectáreas, una veintena de vecinos tuvieron que ser desalojados de sus masías --de hecho, dos de ellas se calcinaron por completo-- y un bombero resultó herido. El efectivo sufrió un atrapamiento cuando intentaba acceder a unas masías y sufrió quemaduras por las que tuvo que ser evacuado al Hospital La Fe de València en helicóptero.

El otro gran fuego registrado en los últimos años es el de Artana del año 2016, que afectó también a los términos de Onda, Tales, Alcudia de Veo y Eslida. Allí se calcinaron 1.534 hectáreas de terreno forestal muy accidentado, la mitad de ellas pertenecientes al parque natural de la Sierra de Espadán. En las labores de sofocación participaron en su día medio millar de efectivos y una treintena de medios aéreos, resultando herido otro bombero. Vecinos de la zona exhibieron durante días pancartas de ánimo y agradecimiento.