Si tienes más de 18 años y buscas un trabajo en Castellón, puedes optar a uno de los contratos de formación y aprendizaje en los talleres de empleo que la Generalitat ha aprobado en para iniciar antes de final de este año. Al menos una cuarta parte de los municipios de la provincia contarán con estos módulos formativos que, pese al contexto de la pandemia, aspiran a mejorar la empleabilidad de 510 participantes, con teoría y práctica remuneradas en base al salario mínimo interprofesional.

Para Castellón, Labora ha autorizado 33 proyectos (en sendos municipios) y una inversión de 12,3 millones de euros; en Valencia, 26,5 millones y 55; y Alicante, 15,6 millones y 35 iniciativas. La plantilla de estudiantes se formará al tiempo que desarrollará proyectos de mejora que revertirán en las poblaciones. Principalmente, son obras de carácter menor en espacios y edificios públicos, a través de especialidades como albañilería, jardinería o montes; o vinculadas al turismo, ocio y cultura.

Mujeres, ‘trans’ y mayores de 45 tendrán prioridad

En la preselección del alumnado que se apunte a los talleres de empleo 2021-2022, con carácter general y siempre que se cumplan los requisitos mínimos exigidos, tendrán prioridad los siguientes colectivos: Mujeres, víctimas de violencia de género, personas con diversidad funcional (mínimo 33%), en situación o riesgo de exclusión social, mayores de 45 años (antes, en anteriores convocatorias, se apuntaba a la franja de mayores de 55), con baja cualificación o desempleadas de larga duración. En la resolución de finales de julio del director general de Labora se añaden además otros factores que dan ventaja para obtener una plaza: quienes encabecen familias monoparentales paternas o maternas, titulares y beneficiarios de la renta de inclusión y personas trans.

De la cooperación al corcho

Con el paso de los años, iniciativas tan consolidadas como los talleres de empleo han incorporado perfiles profesionales e iniciativas cada vez más singulares. En esta edición 2021-2022, por ejemplo, en Burriana se proyecta la creación de un Banco de Recursos Informáticos (a partir de la recuperación y reciclaje de ordenadores) para su reutilización por parte de colectivos vulnerables; y se habilitará un punto de internet público en el Casal Jove. Además, se regenerarán zonas verdes en El Arenal y el complejo polideportivo Llombai. 

Otro ejemplo es Castelló, donde el centro de formación y espacios municipales ubicados en el antiguo cuartel Tetuán XIV serán objeto de trabajos de restauración y mantenimiento. En Vila-real, los participantes prestarán atención en las dos residencias y centros de día: el geriátrico Virgen de Gracia y el de personas discapacitadas; otra clase creará un huerto ecológico en la calle Xert, 37 (Pinella); y otro grupo adecuará los jardines de Dominicas, Jaume I, Tarancón y otras zonas verdes y parques. 

En la Vall d’Uixó se acometerá un paseo pavimentado a lo largo del barranco Randero, con áreas de descanso. Y en Nules, un plan renove de aceras, parques y jardines, en casco urbano y Mascarell. 

Potenciar la actividad económica local es otro eje, como en Eslida, donde en el curso de repoblación forestal y tratamiento silvícola aprenderán «la extracción y preparación del corcho»; y otros pondrán en valor «recursos patrimoniales agrícolas e hidráulicos para su explotación turística». 

Un año de duración

Las subvenciones son de tres tipos: 241.358 euros, las de menor cuantía; 482.716, intermedia; y 724.075 euros, la de mayor montante, obtenida por Almassora, Castelló, Nules y Vila-real. Los promotores son en su mayoría los ayuntamientos, y menos, entidades. El grueso de talleres, de 1.920 horas y un año de duración, comenzará en diciembre (salvo Benlloc, este próximo septiembre) y, según consta en la web de Labora, ya se ha iniciado el proceso de selección de profesorado y alumnado (10 por especialidad de certificado de profesionalidad).