Los alcaldes de Castellón apoyan la vuelta de los festejos taurinos populares a las calles de sus municipios a partir del último trimestre del año, desde el mes de octubre, con dos requisitos: Que se cumplan las medidas de seguridad y que, por la situación del covid, se den unas condiciones favorables en cuanto a la incidencia acumulada de casos se refiere. Así lo expresa la mayoría de los munícipes de la decena de localidades castellonenses con peñas dispuestas a organizarlos, según la Federación de Bous al Carrer.

«Nada más se permita desarrollar los festejos y si los organizadores quieren, nosotros vamos a estar a su lado, siempre que se cumpla la normativa y los protocolos», señaló este jueves sin dudar la alcaldesa de la Vall d’Uixó, Tania Baños, quien destacó: «Lo fundamental es que se den las condiciones que permitan hacerlos». En la misma línea, la alcaldesa de Almassora, Merche Galí, resaltó que «desde el Ayuntamiento apoyamos a las peñas y compartimos su voluntad de, con las medidas de seguridad pertinentes, recuperar progresivamente los bous al carrer, siempre que la situación lo permita». 

«Nada más se permita desarrollar los festejos y si los organizadores quieran, nosotros vamos a estar a su lado, respetando la normativa y los protocolos"

Tania Baños - Alcaldesa de la Vall d'Uixó

Coincide también en ello, la munícipe de Onda, Carmina Ballester: «Nuestro apoyo a la fiesta del bou al carrer es absoluto. Si se cumplieran todas las condiciones, Onda está por la labor de tener exhibiciones». A su vez, la primera edil de Sant Mateu, Ana Besalduch, refleja que «nosotros, junto con la peña taurina, si en el último trimestre la situación sanitaria lo permite, haremos bous al carrer». Eso sí, Besalduch puntualiza que «lo primero siempre será la salud de los ciudadanos y la situación sanitaria es la que manda, pero hemos llegado al 70% de la población vacunada y tenemos que empezar ya a hablar de estas cosas para cuando llegue el momento».

"Nosotros, junto con la peña taurina, si en el último trimestre la situación sanitaria lo permite, haremos 'bous al carrer'"

Ana Besalduch - Alcaldesa de Sant Mateu

Reunión con peñas

De hecho, Tania Baños confirmó que el secretario autonómico, José María Ángel, quiere convocar a los alcaldes en Vila-real para abordar esta situación y todos muestran su voluntad de participar en esta cumbre.

«Pensamos que ya es hora de que puedan celebrarse tal y como se ha hecho siempre, en las calles, aplicando las medidas que haya que tomar, por el bien de la afición y de todo el mundo taurino», defendió sin rubor la primera autoridad de Alcalà, Francisco Juan Mars.

El alcalde de l’Alcora, Samuel Falomir, apunta que «si las peñas quieren hacerlo, por nuestra parte tendrán todo el apoyo y, si nosotros podemos aportar algo, lo haremos y estaremos a su disposición en todo lo que compete al Ayuntamiento en el momento en que lo autorice la Generalitat». No obstante, Falomir matizó que el único problema que ve es a efectos de presupuesto porque las cuentas municipales de l'Alcora no contemplan una partida para fiestas en el último tramo del año.

"Si las peñas quieren hacerlo, por nuestra parte tendrán todo el apoyo y, si nosotros podemos hacer algo, lo haremos y estaremos a su disposición"

Samuel Falomir - Alcalde de l'Alcora

Por su parte, alcaldes de municipios más pequeños priorizan la seguridad. Así, Sergio Fornás, máxima autoridad de Montán, señala: «Siempre y cuando esté todo controlado y se puedan hacer sin ningún problema ni riesgo de contagio por la pandemia, y Conselleria dé permiso, no me parece mal porque si no al final, ganaderos y otros oficios relacionados con esta tradición se van a ir al carajo», pero insistió en la seguridad: «Somos una población pequeña con muchas personas mayores» y reconoció que por ello «es complicado hacer ahora toros en la calle porque viene mucha gente y hay que evitar aglomeraciones». 

En el momento oportuno

Enrique Vilar, munícipe de Artana, apunta que «si se pueden hacer que se hagan y si no, hay que tener paciencia y esperar, porque nos va la vida». En esa línea, Jordi Alcón (Vistabella) señaló: «Todo lo que sea recuperar normalidad lo veo positivo, siempre que la situación lo permita, se puedan garantizar las medidas de seguridad y no haya riesgo para la población, porque hay pueblos pequeños como Vistabella donde la gente es muy mayor y quizá vale la pena esperar un poquito y hacer las cosas bien». Alcón matizó que sus fiestas son en agosto, por lo que por calendario ya no se contemplaría. Su homólogo de Jérica, Jorge Peiró, señaló también que ellos hacen fiestas la tercera semana de septiembre y aceptan exhibiciones en plaza portátil, pero en la calle todavía no resultará viable».  

División sobre las plazas portátiles

Algunos municipios pequeños han decidido no celebrar bous al carrer en recintos cerrados. «No vamos a hacer exhibiciones en plazas portátiles, es una decisión consensuada de la comisión de fiestas, el Ayuntamiento y la peña taurina», explicó la alcaldesa de Sant Mateu, quien aclara que esa opción no les gusta y en la localidad los celebran en la plaza Mayor en agosto o en otra plaza en septiembre. Su homólogo de Artana señaló que no era viable dicha opción y además eso no son bous al carrer. El alcalde de Montán apuntó que su municipio no puede permitirse ese lujo por el coste que tiene. 

En cambio, otros municipios sí las han instalado. Es el caso de Onda, que celebró la Pascua Taurina a principios de agosto, o Alcalà de Xivert, que, de la mano de la comisión Gaspatxera, ha trabajado para asegurar que el municipio pueda tener programación taurina de primer nivel conforme a la normativa, en plaza portátil. 

Este rotativo también intentó contactar con el alcalde de Tales donde, según la Federación de Peñas, la afición también estaría dispuesta a organizar bous al carrer en el último trimestre del año, pero no respondió a los requerimientos de Mediterráneo por estar de vacaciones.