Casi tres meses después del fatal accidente que costó la vida de dos personas, comenzaron los trabajos de desguace del buque Nazmiye Ana, en las instalaciones de PortCastelló en el Grau. Se estima que las labores, que empezaron el lunes de la presente semana, acaben en el plazo de un mes, a finales de septiembre. Durante el proceso se extraerán alrededor de 700 toneladas de hierro.

En el área designada para llevar a cabo el desguace, se ha preparado previamente una barrera medioambiental para evitar el escape de cualquier producto contaminante, mientras duren los trabajos. La parte más complicada del proceso, según la empresa encargada, será la relacionada con la sala de máquinas del buque.

Por el momento, desde la Autoridad Portuaria de Castellón se informa que los primeros trabajos han consistido en retirar la proa de la embarcación siniestrada. A continuación se han cortado seis secciones de dos metros de ancho cada una, que a su vez se cortarán en tres piezas para facilitar su traslado hasta una fundición. 

Residuos 

Por otro lado, se transportará hasta empresas autorizadas el resto de residuos que no sean de hierro, caso de los contenedores, restos de madera, fritas y los llamados sacos big bag, entre otros elementos de la estructura del buque, que mide unos 80 metros de eslora.

Cabe recordar que el accidente del Nazmiye Ana provocó la muerte de un estibador castellonense de 36 años, cuyo cuerpo se encontró en el interior del buque tras una extensa búsqueda; y de un tripulante indio, de 22 años, quien apareció atrapado en una escalera. También otros dos estibadores resultaron heridos a consecuencia del fortuito vuelco y uno de ellos llegó a ingresar en la UCI del Hospital General Universitario de Castelló. El plan de remoción de la embarcación, clave a la hora de encontrar el cadáver del estibador, se desarrolló a principios de julio, concluyendo con éxito las operaciones de izado, traslación y depósito en tierra. La investigación judicial para esclarecer los hechos continúa abierta.