Los efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón, junto a la Guardia Civil, han rescatado a veinte personas cuyos vehículos habían quedado atrapados por agua en la N-238, y a otras cinco personas en distintos puntos de Vinaròs, en colaboración con Policía Local, debido al episodio de fuertes lluvias que se ha vivido en la localidad durante la tarde.

Como explican desde la institución, una persona ha tenido que recibir asistencia sanitaria debido al estado de nervios vividos durante esta situación. Asimismo, los bomberos han revisado también un vehículo arrastrado hasta el mar, comprobando que no había ocupantes en su interior.

Coche arrastrado al mar por la lluvia. Siab

La Unidad de Maquinaria y Logística del Consorcio han trabajado con maquinaria pesada para despejar distintas zonas afectadas, especialmente el barranco del Triador

La tromba de agua ha provocado el corte de la circulación tanto de la N-340 como de la AP-7 a la altura de Vinaròs, entre otras carreteras. Los achiques también han sido la constante a lo largo de toda la jornada.

Afección en los trenes

La fuerte tromba de agua, claro está, provocó interrupciones en la circulación de trenes entre Tarragona y Castelló. En concreto, informan desde Renfe, se vieron afectados los convoyes que circulaban a mediodía y que quedaron detenidos en La Aldea debido a la acumulación de agua. Fueron dos trenes de media distancia (Barcelona-Castelló-València, con 151 pasajeros; y Tortosa-Castelló-València, con 45). Como consecuencia del temporal, pusieron en marcha un transporte alternativo que consistio en derivar a los casi 200 viajeros por carretera, en buses para poder llegar a Vinaròs, una vez han reabierto al tráfico la AP-7.

A esa hora tampoco pudieron circular con normalidad dos Intercities (Barcelona-Lorca y Lorca-Barcelona, ambos con parada en Castelló).

Los que sí que quedaron suspendidos y no salieron de su lugar de origen fueron los trenes que había previsto por la tarde entre Tarragona y Castelló: ocho convoyes de media distancia de Euromed (cuatro por destino).

Por su parte, desde Adif explicaron que, aparte de la acumulación de lluvia que impedía circular en ese momento, el principal problema lo encontraron cuando bajó el nivel del agua y los técnicos comprobaron cómo la tormenta se ha llevado parte de la piedra que sustenta las vías (desguarnecido). Fuentes de la entidad explicaron que movilizaron siete vagones grandes para traer piedra de repuesto, una vagoneta de electrificación y personal de mantenimiento para llevar a cabo los trabajos sobre suelo ferroviario.

De la evolución meteorológica y la gravedad de los daños dependerá si mañana podrá volver el paso de trenes, ya que, remarcan desde Adif, la piedra que cimenta las vías es "la parte más importante de la infraestructura ferroviaria".

Inundaciones en Vinaròs

En la Vall d'Uixó, Moncofa y Almenara las precipitaciones también dejaron imágenes de riadas el lunes.

A consecuencia de esta situación, el Centro de Coordinación de Emergencias ha establecido emergencia situación 1 por inundaciones en el municipio, así como preemergencia nivel 2 naranja por lluvias y tormentas en las provincias de Castellón y Valencia. Asimismo, los servicios de emergencia de Cataluña solicitaron ayuda a la Comunitat Valenciana ante las grandes bolsas de agua que obligaron a cerrar la AP-7 entre Tarragona y Castellón.

Las fuertes precipitaciones afectaron a otras localidades del Baix Maestrat, como Càlig, donde las calles se convirtieron en ríos de agua.

Inundaciones en Càlig Mediterráneo