Rafa Simó, presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón, desgrana, junto al director general José María Gómez Fuster, algunos de los principales planes de futuro para PortCastelló. Entre ellos destaca Octopus, un proyecto millonario para la dársena sur, cuyos trámites ya están en marcha, y que se espera que esté en funcionamiento antes del 2030.

Octopus

Simó explica las particularidades del proyecto Octopus, que conlleva una inversión de 93 millones de euros prevista en el Plan de Empresa, que consiste en el relleno de la dársena sur para ganar 885 metros de muelle y 420.000 metros cuadrados para captar industria. "Es el momento de avanzarse al futuro", comenta Simó, con esta operación que va a suponer "el despegue definitivo de la dársena sur, primero mejorando la infraestructura y después comercializando el espacio". El objetivo es captar inversiones de sectores industriales, químico y relacionados con las nuevas tecnologías. Esta superficie se suma a la ya disponible, con un total de 700.000 metros cuadrados para los que ya se buscan inversores de España y del extranjero. Se suman, además, a los que se prevén en el Plan General para el polígono del Serrallo. ("Volvemos a pedir más suelo industrial en el Serrallo", matiza Simó al respecto).

Simó confirma que los primeros trámites del proyecto ya están en marcha, y aunque evita dar una fecha exacta para que sea realidad, asegura que espera que sea "bastante antes de 2030". El inversor ideal serían "empresas sostenibles, de economía circular, que generen sinergias con las que ya están instaladas en el puerto y que generen tráfico marítimo". De hecho, uno de los impulsos al proyecto fue la "necesidad captada" por PortCastelló por empresas que se interesaban por instalarse en Castelló, pero que requerían de unos espacios y condiciones que ahora mismo el puerto no puede ofrecer. "La dársena sur es un diamante que debemos pulir y vender", explica Rafa Simó.

El proyecto Octopus para la dársena sur. PortCastelló / Mediterráneo

Otros proyectos económicos

Simó enumera otros proyectos que marcarán el futuro del puerto a corto y medio plazo. Por ejemplo, fija los objetivos en tráfico: a corto plazo se pretenden superar las 20 millones de toneladas anuales (el récord está en 20,7) y, de cara al 2030, las 30 millones, tanto de la mano de las nuevas industrias que se implantarán como aumentando los sectores en los que ya se trabaja. Habla de la importancia de activar una ruta con Marruecos para la cerámica, y que MSC ha vuelto a operar en Castelló, de momento con contenedores vacíos. Se confía en que sea un primer paso para operar con contenedores llenos, algo que no ocurre desde 2019.

También explica Simó que el puerto va a pelear por subir de nivel en la ordenación de Puertos del Estado. Desde que se implantara el sistema en el año 2000, el puerto de Castelló está en Tercera categoría, y quiere subir a Segunda. "Es una reivindicación justa y necesaria porque el puerto no es el mismo que en el 2000, y somos uno de los que más ha crecido", dice.

En esta línea económica, Simó también se refiere al objetivo de completar la conectividad ferroviaria, cuyas múltiples actuaciones están avanzando. Respecto al acceso sur, indica que están trabajando "con todas las administraciones" para conseguir las autorizaciones necesarias. Una de las que falta es relativa a la inundabilidad, y dependiendo del análisis podría ser necesaria la elevación de un puente en la zona.

Se implementará, asimismo, un pacto por la competitividad para mejorar la cohesión de la comunidad portuaria, reducir burocracia y agilizar procesos.

Proyectos sociales y medioambientales

En el marco de la sostenibilidad social, Simó señala como planes principales de futuro el plan de dinamización y mejora de la fachada turística, que busca "impulsar PortCastelló como nodo turístico, de ocio y empresarial" con, entre otras acciones, la conexión del Moll de Costa con la playa del Pinar; las nuevas alianzas institucionales con el impulso de una cátedra en la UJI, acuerdos con los Ayuntamientos de los municipios con faros y reforzar la entente con la ciudad de Castelló; y la creación de un comité de Bienestar Social.

Y en cuanto a la sostenibilidad medioambiental, el presidente de PortCastelló traza líneas de actuación como la colaboración con el consistorio para colaborar en la regeneración de la playa de Almassora; las acciones relativas a la eficiencia energética, tanto para proteger el medio como para ahorrar energía; y la reducción de la contaminación con una serie de pautas como la reducción de la huella de carbono, la ampliación de zonas verdes o la creación de un mapa de ruido, entre otras.

Balance de Rafa Simó en PortCastelló Gabriel Utiel

Balance

Simó cumplió recientemente su primer año de mandato. Como principales hitos destaca la figura de Castellón PortLab como hub de innovación y conocimiento y los convenios con la UJI, CEEI y FUE; el impulso a la formación a través de cursos especializados con la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de Castelló, o los primeros pasos para el Centro Integrado de FP; la convivencia entre puerto y provincia a través de alianzas estratégicas con instituciones y patrocinios diversos; la aprobación del código de buenas prácticas ambientales, la firma de convenio de Calidad del Aire, los certificados medioambientales y la reducción de emisiones.

En cuanto a lo estrictamente económico, Simó dice que las cifras de tráfico "son buenas", teniendo en cuenta la pandemia del covid y la salida de MSC. En total, en los acumulados de julio, el puerto presenta este año un tráfico total de 11.757.101 toneladas, lo que supone un incremento del 11% respecto a 2020, y solo un descenso del 1% respecto al 2019, antes de la pandemia. Donde más ha crecido ha sido en graneles sólidos, un 26% más que en 2019. "Significa menos dependencia del granel líquido", apunta Simó al respecto. "Nos consolidamos como noveno puerto de España en tráfico general y el segundo en granel sólido", explica.

Video: Gabriel Utiel