La falta de chóferes cualificados es una de las mayores preocupaciones del sector del transporte. Para paliar esta carencia, se potencia cada vez más la captación de jóvenes para que obtengan la formación necesaria para ejercer la profesión y abandonar así las listas del paro.

En esa línea de actuación, la semana pasada arrancó en Castelló un proyecto que desarrollan juntos el Ayuntamiento, a través del programa Castelló Crea-Formación a Medida, de la Concejalía de Empleo, y la Asociación Empresarial Castellonense de Transportes de Mercancías por Carretera (ACTM). El consistorio subvenciona con 14.990 euros, repartidos en 15 plazas, la parte teórica para la obtención del certificado de aptitud profesional (CAP), requisito imprescindible para ejercer el oficio.

«Vemos en estas ayudas una doble oportunidad; en primer lugar contribuir a que las empresas asociadas consigan profesionales cualificados, y en segundo prevemos que la tasa de empleo será muy alta para los alumnos que finalicen el CAP inicial», explica Lara San Miguel, la secretaria general de ACTM. No en vano, según detallan desde la asociación, se necesitan 15.000 conductores profesionales para atender las demandas de transporte por carretera en los próximos cinco años. Esto, unido a la alta tasa de paro juvenil, abre una oportunidad laboral en un sector que busca también en Castellón un relevo generacional.

El encaje

Según comenta San Miguel, «la dificultad de encajar a los jóvenes en esta amplia oferta de vacantes para conductores se justifica, entre otros motivos, por la formación necesaria para acceder a la profesión». El problema no es baladí, porque el 85% del transporte en España se produce por carretera. «La falta de personal para transportar mercancías por esta vía amenaza el funcionamiento de las cadenas de suministro, el comercio, la economía, el empleo y el bienestar de la sociedad», asegura la ACTM. «Somos un sector esencial para el desarrollo económico del país y el déficit de conductores que arrastramos está aumentando con el paso del tiempo», añade San Miguel. A la vez, «el envejecimiento de los profesionales en activo también aumenta de manera considerable».

Para ayudar a las empresas a conseguir profesionales, la asociación ha ampliado su oferta formativa con el curso para obtener el CAP inicial, vía de entrada para muchos aspirantes al sector. Además, se apuesta por la formación continua a través de cursos de renovación del CAP o de mercancías peligrosas, así como de competencia profesional. El objetivo, compartido con el programa del Ayuntamiento es, según afirma San Miguel, «conectar formación y empleo».

El primero de los cursos comenzó la semana pasada y se desarrollará hasta el 2 de noviembre. Además del que dedica al transporte de mercancías, el Ayuntamiento impulsa formaciones similares para excavaciones y movimientos de tierra y marinero-pescador