Hay quien piensa que en cada crisis surgen nuevas oportunidades. Que es el momento ideal para reinventarse, desempolvar viejas ideas y proyectos, cambiar de profesión y, por qué no, abrir un negocio propio y comenzar de nuevo. Y eso es lo que han hecho en los últimos meses un buen puñado de emprendedores de Castellón. Cafeterías, peluquerías caninas, tiendas de ropa y complementos, clínicas dentales, academias de baile, centros de estética, instaladores de placas solares... son ejemplos de negocios que han abierto en la provincia desde que arrancó el año. Porque, aunque en un principio pueda sonar paradójico, la sensación de inseguridad de la pandemia ha acercado a decenas de profesionales de todos los rincones de Castellón al autoempleo y al trabajo autónomo. 

El emprendimiento vuelve con ganas a Castellón y quien lo constata son los datos del Ministerio de la Seguridad Social. La provincia ha cerrado el mes de agosto con 41.656 profesionales por cuenta propia, 799 más que a principios de año. Para que se entienda mejor: desde que arrancó 2021, la cifra de autónomos ha aumentado en una media de 3 al día. 

El número de autoempleados no para de crecer en Castellón (en la Comunitat quienes trabajan por cuenta propia ya son casi 359.000) y lo significativo de la estadística del Gobierno es que se trata de la cifra más alta de los últimos seis años. Hay que remontarse a agosto del 2015 (cuando se contabilizaron 41.767) para encontrar un dato tan positivo.

Profesionales con proyecto

Castellón vuelve a vivir un boom emprendedor y a las asociaciones de autónomos estas cifras no les sorprenden en nada. «Las altas superan de nuevo, y con mucho, a las bajas y, lo más importante, quienes apuestan ahora por el autoempleo son mayoritariamente profesionales con proyecto», describe Javier Pastor, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de la Comunitat Valenciana (UPTA).

Si en otras épocas, buena parte de los profesionales que se instalaban por su cuenta lo hacían por necesidad, en estos momentos las cosas han cambiado. «Conocemos casos de autónomos que se han dado de alta en los últimos meses en sectores como la construcción o las energías renovables porque tenían un proyecto viable», añade Pastor que insiste en que buena parte de los que emprenden crean empleo y, además, de calidad. «El emprendimiento pasa por un buen momento y, si nada se tuerce, pensamos que la racha seguirá durante lo que queda de año».

Pero, ¿qué sectores tiran del empleo autónomo en Castellón? Aunque los datos son positivos en prácticamente en todas las actividades, es en la hostelería y el comercio donde hay más movimiento. La actividad de bares y restaurantes ha ganado 434 autónomos en la provincia en lo que va de año (ya son 4.954), mientras que la de las tiendas lo ha hecho en 170 (hasta alcanzar los 10.479). La construcción y las actividades profesionales y científicas (abogados, arquitectos, diseñadores...) también suman más autoempleados.

Las cifras son buenas, pero desde la asociación ATA se muestran contrarios a lanzar las campanas al vuelo. «Habrá que ver el comportamiento del empleo en los próximos meses, hay que ser prudentes y no triunfalistas. Es verdad que estamos en una senda de un rebote económico y recuperación en algunos sectores económicos, pero la realidad también es que hay muchísimos profesionales autónomos y muchas empresas viviendo en estos momentos una situación muy difícil. Seamos realistas y prudentes», defiende su presidente, Lorenzo Amor.

La clave, la tarifa plana

Que el autoempleo resurja con fuerza no significa, ni mucho menos, que el colectivo se haya recuperado ya de los devastadores efectos de la pandemia. «Han sufrido y mucho. Lo que pasa es que han aguantado el tipo gracias, fundamentalmente, a las ayudas del Estado como la prestación por cese de actividad y los ERTE», explica Pastor. 

Además de esas ayudas, para quien esté pensando en abrir su propio negocio existen una toda una serie de medidas encaminadas a que el camino sea más fácil. La más conocida es la tarifa plana, una bonificación en la cuota de la Seguridad Social. En los doce primeros meses es del 70% (con lo que se abonan unos 60 euros mensuales), antes de pasar a ser del 50% en los seis meses siguientes y del 30% en los otros seis.