Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el consell flexibilizará las limitaciones a partir del lunes

El pasaporte covid suscita un aluvión de dudas entre los hosteleros de Castellón

El udo del pasaporte covid podría permitir ampliar el aforo interior en la hostelería.

La Comunitat fue de las primeras en plantear en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema de Salud a principios de agosto extender la aplicación del pasaporte covid, aprobado en la Unión Europea para garantizar los vuelos seguros, a otros sectores como el ocio y la hostelería, siguiendo el modelo de otros países europeos. A priori, la medida no contaba con el beneplácito de la hostelería al no estar por aquel entonces toda la población vacunada y el Gobierno valenciano dejó en manos del Ministerio la elaboración de alguna normativa a nivel estatal. Pero las semanas pasaron sin que la cartera de Carolina Darias moviera ficha y algunas comunidades como Galicia se adelantaron con la aplicación de este salvoconducto, logrando el respaldo del Tribunal Supremo, lo que ha abierto la puerta a otras autonomías a aplicar el pasaporte covid.

Ahora la Comunitat quiere avanzar al respecto, aunque la propuesta suscita un aluvión de dudas e interrogantes entre los hosteleros de Castellón. Más claro parecen tenerlo los empresarios del ocio nocturno que consideran, a través de la Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunitat, que la medida llega tarde, ya que ellos la reclamaron cuando estalló la quinta ola para evitar la dureza de las restricciones e intentar así salvar la temporada de verano.

«Queremos conocer la letra pequeña de la propuesta y resolver todos los interrogantes que genera para poder así decidir si respaldamos o no la aplicación del pasaporte covid», explicó ayer el vicepresidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Luis Martí. 

Interrogantes

«Queremos que nos expliquen quién va a controlar esto, si aplicar el pasaporte covid supondrá tener operativo el 100% del aforo en interiores, qué pasa con las familias con hijos menores de 12 años», remarcó Martí, quien teme que los hosteleros vayan a convertirse en una especie de «policías sanitarios».

Por su parte, el portavoz de la Asociación de Hosteleros de Castellón (Ashocas), Juan Carlos Vidal, consideró que cualquier tipo de barrera con el cliente va en detrimento del sector y afirmó que se trata más de una medida de presión cara ala gente que no se ha vacunado. «Vemos en los países donde se ha aplicado que resta más que suma», indicó Vidal.

En cuanto a la propuesta, ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, destacó que la buena situación epidemiológica permitirá aligerar las restricciones a partir del próximo lunes, 27 de septiembre, cuando finalizan las medidas actuales, con el objetivo de «dar un paso decisivo en la normalización» el 9 d’Octubre, Día de la Comunitat Valenciana.

También garantizó que se abrirá un proceso de diálogo con los sectores de la hostelería y el ocio para «ver dónde se puede implantar y en qué condiciones» el pasaporte covid, que ve como un buen instrumento para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

«Abrir más rápido»

La comisión interdepartamental debe reunirse esta semana para acordar un nuevo paso que debe resultar decisivo en la desescalada. «Es una solución para abrir más rápido y con menores restricciones, y en ese ámbito vamos a trabajar», aseveró Puig.

En cualquier caso, el dirigente socialista descartó aplicarlo de forma singularizada e hizo hincapié en que la pandemia no ha acabado todavía y no se pueden hacer «trampas al solitario»: «No podemos pensar que volvemos a estar como estábamos porque tenemos que llevar mascarilla y hay personas que entran cada día a los hospitales», afirmó Puig.

Compartir el artículo

stats