Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

COMPRAVENTA DE VIVIENDAS

Gangas y herencias aceleran el ritmo inmobiliario de Castellón

Los últimos datos muestran niveles máximos desde el año 2009

Una mujer observa las ofertas en el escaparate de una inmobiliaria.

La actividad del mercado inmobiliario en Castellón muestra una tendencia al alza tras el tropiezo de los peores meses de la pandemia. Muestra de ello es que la compraventa de viviendas en el mes de julio, difundida ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se muestra en la cota más elevada de los últimos 12 años, con 1.009 transacciones. Hay que remontarse al julio del 2009 para ver una cifra más elevada, con 1.042.

El presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Castellón, Francisco Nomdedeu, explica que una de las causas de este fenómeno radica en los efectos de la pandemia. «Hay gente que ha tenido la necesidad de vender propiedades, mientras que otros han aprovechado la oportunidad» para adquirir viviendas a precios más ventajosos que antes del coronavirus. «Una situación mala para unos resulta buena para otros», añade.

Además de las compraventas, también están disparadas las herencias. En julio fueron 322, la cifra más elevada de los últimos 14 años. «Hay muchos casos de herederos que ponen a la venta estas propiedades, y que entran en el mercado inmobiliario», apunta Nomdedeu, con lo que aumenta el estoc disponible. Por otro lado, desde la agencia Aincas, Fernando Falomir incide el papel «de los pequeños ahorradores, que ante el escaso incentivo que ofrecen los productos de inversión se lanzan a la compra de pisos y casas y para generar beneficios con su entrada en el mercado del alquiler».

Los datos oficiales más recientes corresponden a julio, pero tanto Nomdedeu como Falomir coinciden en señalar que el movimiento del sector ha sido alto durante todo el verano. «Agosto ha sido bastante activo, la actividad no ha cesado mucho, y muchos nos hemos visto abocados a parar poco», asevera el presidente provincial de los agentes inmobiliarios.

Además, se mantiene el cambio de tendencia en el comprador, detectado desde hace un año, que aspira a disponer de una vivienda lo más amplia posible, con balcones y espacios abiertos.

Precios

La evolución en las compraventas, que va paralela al fuerte ritmo de reformas de viviendas y en el incremento de la construcción de modelos como las casas unifamiliares, no supone un gran incremento en los precios. Tal y como apunta Fernando Falomir, «hay un ligero repunte, pero muy bajo, que apenas alcanza el 2%, ya que el aumento de la demanda ha ido unido a una estabilidad de precios». Especialmente por parte de aquellos que se han visto en la tesitura de poner a la venta sus propiedades como consecuencia de la crisis. También influyen las compraventas procedentes de herencias, que en muchos casos tienen un coste asequible a falta de poner en marcha reformas. 

Compartir el artículo

stats