Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TURISMO

El retraso del Imserso abocará a los hoteles de Castellón a bajar la persiana en octubre

Los primeros turistas podrían no llegar hasta mitad de noviembre y el sector avisa de que volverá a recurrir a los ERTE

Dos jubilados descansan en primera línea de playa.

Lo anunció la ministra de Turismo y Comercio, Reyes Maroto, el pasado febrero en Castellón: en septiembre, y después de 18 meses suspendidos, se iba a reanudar el programa de vacaciones sociales para mayores del Imserso. Pero una cosa es lo que se dice y otra muy distinta lo que se hace, y a las puertas del mes de octubre los contratos para organizar el programa siguen sin adjudicarse y amenazan con dejar un agujero millonario en los hoteles y en las agencias de viaje de Castellón.

Organizaciones turísticas como Hosbec ya dan por hecho que los viajes se retrasarán, como mínimo, un mes sobre el calendario inicialmente previsto (mediados de octubre). «Eso en el mejor de los casos y siendo muy optimistas. En el peor estamos hablando de que los primeros turistas no llegarán hasta enero del 2022», apunta Nuria Montes, secretaria general de la patronal turística de la Comunitat Valenciana que explica también que los retrasos tendrán un impacto negativo millonario en los establecimientos hoteleros y pondrán en riesgo la continuidad de más de 5.000 empleos. «Es incompresible que el sector tenga que mandar a decenas de trabajadores de nuevo a un ERTE por la incompetencia de la administración», lamenta Montes.

En Peñíscola, Orpesa o Benicà-ssim también miran con extrema preocupación los retrasos del Imserso. «La incertidumbre es total para los hoteles que se habían mostrado interesados en acoger clientes de programa Imserso a partir de este otoño y no van a poder mantenerse finalmente abiertos. Muchos no van a tener más remedio que posponer la posibilidad de acoger viajes del Imserso hasta la primavera que viene», cuenta Francisco Ribera, director del Gran Hotel Peñíscola y presidente de la Asociación de Empresarios Turísticos de la ciudad del Papa Luna (Agretur).

30.000 plazas en Castellón

Para muchos establecimientos hoteleros de la provincia, y pese a los precios tan bajos (poco más de 22 euros por persona y día), el programa de vacaciones sociales para mayores aporta un importante colchón sobre el que cada establecimiento puede luego construir una ocupación mínima con la que mantenerse abierto. «Si no existe dicho colchón, permanecer abiertos en muchos casos es entrar en perdidas mayores que estando cerrado, lo cual nadie esta dispuesto, y menos en los tiempos que corren», dice Ribera que aventura que «al final, y nuevamente, todo apunta a que la mayoría de establecimientos de Peñíscola permanecerán cerrados entre los meses d e noviembre y marzo".

Tradicionalmente, el 15 de septiembre se daba el pistoletazo de salida al programa. Agencias de viaje de todo el país sacaban a la venta los paquetes vacacionales subvencionados y en la provincia se contrataban unas 30.000 plazas que garantizaban a los hoteles un cupo de clientes con los que sostener la planta de octubre a mayo. 

El retraso no solo afecta a los hoteles. Las agencias de viaje están también pendientes de un programa que les permitía reactivar las ventas en otoño. «No hay día en que no entre un cliente a preguntar sobre el Imserso», cuenta Ilumi Torrent, directora de Nautalia Castello, que a falta de vacaciones subvencionadas ofrece viajes para mayores de 55 años a precios asequibles. 

Compartir el artículo

stats