Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INFORME DE LA PATRONAL AUTONÓMICA CEV

Los empresarios detectan mejoras en la economía pero temen la subida de costes

Castellón destaca en industria, afiliación a la Seguridad Social y en la construcción

Las empresas de la construcción son las que más han crecido en la provincia de Castellón en los últimos meses.

Los empresarios detectan una evolución positiva de la economía tras el tsunami del coronavirus y las sucesivas oleadas, y creen que la recuperación llegará «en algún momento del primer semestre del 2022», aunque advierten de los nubarrones que se ciernen para que la recuperación sea sólida. Así queda de manifiesto en el Informe de Coyuntura y Perspectivas Económicas de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) correspondiente al segundo trimestre de este año.

Ponen de manifiesto que el crecimiento de la Comunitat está por encima del conjunto nacional, si bien son conscientes de que los avances trimestrales del PIB «obedecen a efectos estadísticos de rebote» y advierten de que las «estructuras productivas y los balances empresariales todavía no se han recuperado». Por otro lado muestran su preocupación por que el incremento de los costes variables y los problemas de abastecimiento «puedan suponer un lastre a la recuperación». 

Ante este panorama, desde la CEV sugieren que las diferentes administraciones «faciliten los trámites y hagan efectivas las ayudas a empresas y autónomos, en especial, relacionadas con el Plan Resistir Plus». En cuanto a los fondos europeos del programa Next Generation EU, los califican como «una oportunidad única». Además, reiteran que no es el momento de incrementar la presión fiscal, ya que las políticas en este campo deben «acompañar a la recuperación del tejido productivo e incentivar su competitividad».

Por sectores

Dentro del repaso elaborado desde la patronal autonómica, hay varios sectores en los que Castellón destaca. Uno de ellos es la buena marcha de la industria azulejera, que cerró el primer semestre con una mejora anual del 25,3%. Desde la organización que agrupa a las empresas fabricantes, Ascer, destacan que el empleo ha avanzado un 8,5% de enero a junio, aunque advierten del «aumento de precios muy importante» en factores con un gran peso en su estructura de costes, como la energía o el transporte. Además, ponen de manifiesto que la facturación «ha crecido de forma global, pero la rentabilidad de las empresas se está deteriorando a nivel sectorial». En cuando a la agrupación de esmaltes y fritas, Anffecc, el primer trimestre del año se recuperó el nivel de actividad anterior a la pandemia.

Otro elemento que muestra una evolución favorable es la construcción, aunque establecen matices, debido a las diferencias entre la buena marcha de las reformas y un avance más tímido de la obra nueva. En Castellón, el número de empresas de este sector inscritas en la Seguridad Social aumentó en un 6,38% en el último año. La actividad económica que más crece en este apartado.

En cuanto al empleo, destacan los datos provinciales, con una afiliación a la Seguridad Social que creció un 6,49% en agosto del presente año con respecto al mismo mes del 2020. Un dato que mejora la media de la Comunitat (4,47%) y España (3,63%). Además, el paro registrado en agosto bajó un 7,31% interanual en Castellón. 

Los detalles de un crecimiento irregular

AGRICULTURA

Pese a ser un sector básico en la pandemia, mantiene sus problemas de comercialización, rentabilidad y descapitalización, a los que se suma el aumento de costes y la creciente incidencia de plagas como el ‘cotonet’.

TURISMO

Sus empresas sufrieron el desplome en los primeros meses del 2021, que después se ha compensado parcialmente gracias al papel de los visitantes nacionales. Aun así, las cifras están lejos de las del 2019.

COMERCIO

Confecomerç aporta a este estudio un balance negativo, ya que el empuje de las rebajas de verano no ha sido suficiente para volver a niveles anteriores a la pandemia. Inciden en que la situación es más grave en el pequeño comercio.

IPC

La tasa se elevó hasta el 3% en la Comunitat, debido a la escalada en la energía.

'Fichan' a los eurodiputados valencianos para transmitir sus preocupaciones en Bruselas

Además de tomar el pulso a la economía regional, la CEV anunció ayer la creación del Consejo Asesor Externo (CEV-UE) al objeto de estrechar lazos entre las empresas de la Comunitat Valenciana y sus representantes en las instituciones europeas. Así lo dio a conocer el presidente de la CEV, Salvador Navarro, durante la jornada Las prioridades de la Estrategia Industrial Europea y la Comunitat Valenciana, celebrada ayer en la sede de la entidad.

«Si no somos capaces de trasladar a la administración pública europea la perspectiva y los problemas de nuestro tejido empresarial será muy difícil que Europa pueda ayudarnos», incidió Navarro, quien explicó que el nuevo órgano estará integrado por representantes empresariales y por los cinco diputados valencianos en el Parlamento Europeo -Inmaculada Rodríguez-Piñero, Esteban González Pons, Domènec Ruiz Devesa, Estrella Durá Ferrandis y José Manuel García-Margallo y Marfil -a quienes agradeció su predisposición para formar parte del mismo.

Este Consejo Asesor Externo, tal y como detalló el presidente de la CEV, actuará de «avanzadilla» para conocer e influir en la toma de decisiones que se adoptan «en una Bruselas, a veces distante y otras excesivamente burocratizada». «Hay que acercarse a Europa y que Europa se acerque a nosotros», concluyó Navarro.

En lo referente al desarrollo de la jornada, comenzó con la ponencia de Román Arjona, economista jefe de la Dirección General de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes de la Comisión Europea, quien hizo hincapié en los objetivos de la Unión, y explicó los pilares en los que se apoya la estrategia industrial europea: reforzar el mercado único, abordar dependencias estratégicas y acelerar la transición doble.

Por su parte, el presidente de la CEV coincidió con Román Arjona en la necesidad de reindustrializar Europa. «Tenemos que invertir en una industria y unas infraestructuras que no condicionen nuestra competitividad ahora, ni en el futuro. Las consecuencias de no apostar más por la industria las estamos pagando ahora. La falta de materias primas o el precio de los fletes nos están poniendo en serios apuros, y únicamente se pueden rebajar márgenes o asumir pérdidas, con efectos sobre el empleo», dijo. A la vez, remarcó que la UE «debe estar en primera línea» y no subordinada en el mercado económico global

Compartir el artículo

stats