Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Burriana, Almassora y las Columbretes son punto de destino de los clubes de buceo

Los tesoros del Mar Mediterráneo en las aguas de Castellón

Castellón cuenta con 80 yacimientos subacuáticos en los que hay restos arqueológicos de diversas culturas: desde ánforas a ollas, cuencos, jarras o anclas

Los centros o clubs de buceo conocen la ubicación de algunos de los pecios hundidos en el mar.

¿Qué esconden los fondos marinos de Castellón? Los barcos sumergidos con sus cargamentos a lo largo de la historia del comercio marítimo, desde la Roma antigua; o las municiones de submarinos hundidos durante la I Guerra Mundial, van muy ligados al patrimonio arqueológico subacuático de las aguas de la Comunitat. Castellón cuenta con 80 yacimientos de esta tipología; seguido muy de cerca por Valencia, con 78; y Alicante, liderando, con 170 descubiertos, según el último balance de la Conselleria de Cultura.

Con sus localizaciones se busca máxima protección desde la Administración, aunque algunas son conocidas por las campañas de prospección o por los clubes de buceo, que disfrutan de esos admirables pecios (naves hundidas), desde el respeto.

Ollas, cuencos, jarras, anclas, ánforas, herramientas o cascos de la época romana son parte de los tesoros hallados en aguas de Castellón. Tiene puntos de interés, como las islas Columbretes, en su día sitio de paso para las travesías hacia la desembocadura del Ródano; o en los Estanys de Almenara, pues el patrimonio cultural subacuático no solo se localiza en el mar, también en ríos, lagos y aguas interiores o tierra firme que otrora fue medio acuático. 

Asunción Fernández, directora del Centro de Arqueología Subacuática de la Comunitat, con sede en Burriana, destaca los principales hallazgos en Castellón durante estos años --el organismo se activó en 1997--, expuestos ahora en museos. Como es el casco de bronce romano, del tipo Montefortino, datado en el siglo I aC. en Benicarló.

Casco romano encontrado en aguas frente a la costa de Benicarló. Mediterráneo

Lingotes de la época romana, en Castelló.

Lingotes de la época romana, en Castelló. Mediterráneo

O algunas piezas de diversas partes del litoral castellonense, en el Museu Provincial de Castelló, como un par de lingotes de plomo romano con inscripción, que corrobora el comercio de este metal desde Cartagena, en el sigo I a C. 

Visitas en 3D

Los museos custodian piezas de procedencia subacuática, aunque gracias a la tecnología, cada vez más se busca mantener in situ el yacimiento y recrear su visita en vídeo, 3D o realidad virtual. «Una pieza, por pequeña que sea, puede aportar más información que un objeto de gran tamaño. Las intervenciones que se realizan en el medio acuático son diferentes a las que se hacen en tierra: el tiempo es limitado (dependiendo de la profundidad), la visibilidad y el estado de la mar», explica la responsable del centro especializado de la Comunitat, uno de los pocos de España junto con Cataluña y Andalucía. Y de Europa, donde existen organismos de patrimonio cultural subacuático en el Mediterráneo, en Francia, Italia, Croacia, Grecia, Turquía e Israel.

¿Cómo es una inspección ante el aviso de un hallazgo?

  1. Los expertos del Centro de Arqueología Subacuática de la Comunitat cuentan por término medio con una estancia en el fondo de unos 45 minutos.
  2. En ese tiempo se ha de efectuar un recorrido del yacimiento; hacer mediciones con una cinta métrica, anotar y fotografiar cuantos más datos posibles.
  3. El tratamiento que llevan inherentes los objetos es largo: hay que proceder a un desalado paulatino de cada una de las piezas por separado.
  4. Varía según el material. Si es cerámica es más rápido. Los objetos metálicos requieren un tratamiento más largo o los orgánicos, que deben ir a laboratorios especializados.

Piezas custodiadas en el Museu de Almassora, tras su hallazgo bajo el mar. Mediterráneo

Los objetos encontrados se someten a un tratamiento de desalación. Mediterráneo

El Centro de Arqueología Subacuática de la Comunitat tiene como objetivos el inventario, documentación, protección, conservación, estudio y difusión del Patrimonio Arqueológico sumergido en aguas costeras e interiores y, además, tiene las funciones de inspección y control. «Cualquier intervención en el patrimonio arqueológico debe de ser autorizada por la autoridad competente, y el subacuático es parte», resalta Fernández.

Puertos y piscifactorías

Las intervenciones de este año 2021 se han centrado sobre todo en las actuaciones arqueológicas para los Informes Patrimoniales de afección en los Estudios de Impacto Ambiental: regeneración de playas, ampliaciones de puertos, dragados, emisarios, piscifactorías, etc. Otro aspecto muy importante es la aportación en la legislación para proteger el patrimonio y en ese sentido, estamos participando en los Planes Nacionales tanto de Ordenación del espacio marítimo, como en el de la Pesca y en la Comisión de Seguimiento del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Arqueológico subacuático. De cara a los próximos años, el CASCV continuará con su trabajo de autorización de prospecciones puntuales y supervisión de la instrucción de informes y estudios de impacto ambiental en regeneración de playas, escolleras, portuarias, tendidos de cables, emisarios etc. 

Campaña SOS: Ánforas

Actualmente, en Castellón y resto de la Comunitat está en marcha la campaña transnacional de SOS para que quien encuentre patrimonio en el mar lo ponga en conocimiento, a través de un teléfono. Sobre todo, por un elemento patrimonial común en todo el Mediterráneo: las ánforas.

Entrega de una ánfora antigua hallada en el fondo del mar. Mediterráneo

El Centro de Arqueología Subacuática de la Comunitat, que dirige Asunción Fernández, tiene su sede en Burriana.

El Centro de Arqueología Subacuática de la Comunitat, que dirige Asunción Fernández, tiene su sede en Burriana. Mediterráneo

¿Es Castellón más rica? «Toda nuestra costa, e incluso aguas interiores, han sido partícipes del comercio marítimo de diversas culturas, pero la diferencia reside en la afluencia de buceadores que se adentran en las aguas. Nuestra tarea es recuperar antiguas piezas del patrimonio subacuático y gestionar su depósito en los museos», añade la responsable del centro de investigación.

Desde hace más de 40 años, con el inicio del deporte del submarinismo, la cooperación ha sido constante, tanto en la comunicación de hallazgos, como en la participación de los mismos en la recuperación. Así, la colaboración con la Federación Valenciana de Actividades Subacuáticas, clubs, centros, museos y entidades ha sido estrecha.

El pecio El Litri y el de Cala Egos, dos cargueros de 50 metros de eslora cada uno, hundidos en 1995 en Burriana, y destino de los clubs de buceo. Mediterráneo

Otra imagen del pecio de Burriana. Mediterráneo

El turismo subacuático se concentra en Castellón principalmente en Columbretes; dos barcos hundidos, pero en 1995, el Litri y el Cala Egos (en Burriana); o la barra rocosa de Benafeli (Almassora) y permite apreciar tanto el patrimonio material hundido como el natural. Frente al litoral burrianense, los aficionados al buceo disfrutan recorriendo bajo el mar los restos de dos cargueros de 50 metros de eslora --a una profundidad de entre 21 y 16 metros-- y los bancos de peces. El patrimonio cultural bajo las aguas es frágil, pues se encuentra en un medio poco estable y fácilmente deteriorable. Conservarlo es tarea de la humanidad. 

VÍDEO cedido por aficionados al buceo en Castellón donde se puede apreciar la belleza del fondo marino en una inmersión para ver El Litri (Burriana):

Prospecciones en este 2021: solo en la costa de Cullera, Jávea y Alicante (ninguna en Castellón)

Las campañas realizadas este 2021 por el Centro de Arqueología Subacuática de la Comunitat Valenciana (CASCV) se inscriben dentro de las investigaciones y proyectos de los museos, universidades u organismos culturales. El covid-19 paralizó o ralentizó proyectos, pero en este año se han autorizado tres, ninguno en Castellón. En Cullera (Valencia), el Proyecto Portum Sucrone (a través del Museo Arqueológico Municipal de Historia, en el área submarina del Portus Sucro con hallazgos arqueológicos novedosos). Y otra en Jávea, de sondeos en Portixol (El Museo Arqueológico de Jávea, se centra en el Portixol, Isla y entorno, declarado BIC, donde proyecta desde hace años La Ruta de Las Anclas in situ, para realizar inmersiones y realidad virtual. Y en Alicante, el Marq con la 10ª campaña de actualización de la Carta Arqueológica subacuática de la provincia, con tecnología geofísica en las costas de Benidorm a Calpe e investigar los fondos de museos.

Compartir el artículo

stats