Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cola para poder acceder al punto de inmunización

El centro comercial Salera capta a los no vacunados en Castellón

La gran asistencia de jóvenes sin cita previa desborda todas las previsiones de Sanitat

Cola para acceder al punto de vacunación contra el coronavirus de Salera.

Nunca es tarde si la dicha es buena. Este popular refrán se puede emplear a la perfección para todos aquellos que no se han vacunado y que han decidido cambiar de opinión. Cerca del 90% de castellonenses mayores de 12 años, 464.631 personas, está ya inmunizado, pero resta un 10% que resulta crucial para elevar la protección de grupo teniendo en cuenta que los niños todavía no pueden recibir la vacuna, al no estar autorizada para este grupo. Los expertos llevan semanas alertando de que hay que salir a buscar a los indecisos o negacionistas. Para acercar la vacunación, la Conselleria de Sanitat ha decidido poner en marcha una campaña de puntos móviles.

Si la semana pasada se instaló un espacio de inmunización en el Estadio de la Cerámica y la UJI ha anunciado que hará lo propio este mes, el centro comercial Salera, el primero en hacerlo en la Comunitat, ha habilitado este viernes un punto en una de sus plazas centrales para atraer a los indecisos con un gran éxito que superó, afortunadamente, todas las expectativas del departamento de salud de Castellón y del centro de Salud Pública. Antes de la apertura ya había una larga cola y en solo la primera hora se administró la dosis a 26 personas.

Punto de vacunación contra el coronavirus en Salera. Erik Pradas

Gran respuesta

«No esperábamos tanta gente, nos ha sorprendido para bien. Tenemos 150 dosis, pero Salud Pública nos facilitará más inmediatamente si se requiere», explicó Adoración Guadalajara, coordinadora del punto de vacunación. «Viene mucha gente joven y personas con solo pasaporte, por lo que les habilitamos un SIP provisional para agilizar la burocracia y poderles vacunar en el momento», explica la coordinadora. 

Punto de vacunación contra el coronavirus en el centro comercial Salera de Castelló. Erik Pradas

«Vengo porque necesito el pasaporte covid para viajar», señala Fátima Zara de 20 años. Iria Alonso, de 27 años, y Ana Monzonís, acuden a ponerse la segunda dosis y poder así completar la pauta. La primera por motivos laborales no puedo acudir cuando le tocaba. «No me quería vacunar porque soy diabético y me pongo insulina, pero soy camionero y en el trabajo ya me han aconsejado que debo vacunarme», señala Alejandro Somcu, de 28 años.

Compartir el artículo

stats