Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PERSPECTIVAS PARA EL ÚLTIMO TRIMESTRE DEL AÑO

El lío del Imserso lastra el final de año turístico en Castellón tras un buen verano

Los empresarios acusan al Gobierno de lentitud, con el temor de cierres adelantados en la costa

Aspecto de la playa de Peñíscola en el 1 de octubre.

El verano turístico del 2021 ha sido positivo en Castellón, y en el mes de agosto se han repetido cifras de ocupación muy parecidas a las de años previos a la pandemia. Un balance favorable que los empresarios del sector quieren reproducir en el último trimestre del año, aunque existe un gran interrogante --el retraso en la puesta en marcha del plan de vacaciones sociales del Imserso-- que amenaza con amargar las expectativas depositadas en la costa.

Los datos de agosto muestran que los hoteles de la provincia registraron 625.561 pernoctaciones, un 84% más que en el mismo periodo del 2021, aunque todavía están un 15% por debajo del año anterior a la pandemia. Un resultado que los representantes empresariales ven satisfactorios. Aunque todavía no hay datos oficiales de septiembre, el vicepresidente ejecutivo de Ashotur, Luis Martí, expuso que el recién finalizado mes «ha funcionado como julio, y creemos que la ocupación media será del 70%». Algo que comparte el presidente de Agretur, la patronal turística de Peñíscola. Francisco Ribera destacó que septiembre «ha ido bien, y así seguirá hasta el puente de octubre».

Incertidumbre

En cambio, los nubarrones se ciernen más allá de esta fecha, debido a la incertidumbre que sufren por el Imserso. Luis Martí expuso que el Gobierno, administración encargada de ponerlo en marcha, «funciona como un cachalote», por lo que nadie del sector es capaz de adivinar en estos momentos cuándo llegarán los primeros viajeros. «A diferencia del Bono Viaje autonómico y el Castellón Sénior, que funcionan de manera adecuada», añadió.

«Nadie conoce los plazos, cuando en realidad ya debería estar hecha toda la planificación, con la firma de contratos de los hoteles y la asignación de plazas», por lo que ante este panorama, Martí avanzó que desde la patronal estatal «damos una semana de margen al Ministerio de Derechos Sociales para aclarar la situación».

"Con el Imserso, nadie del sector es capaz de adivinar en estos momentos cuándo llegarán los primeros viajeros"

Luis Martí - Vicepresidente ejecutivo de Ashotur

decoration

Desde Peñíscola, Francisco Ribera añadió a este quebradero de cabeza «la falta de recuperación del turismo de grupos, por lo que es muy difícil mantener un margen de rentabilidad, especialmente en los hoteles de mayor tamaño; los que dependen del Imserso deberán cerrar para no empeorar las cuentas de resultados» de un año que también ha sido duro por la crisis del coronavirus.

"Los hoteles que dependen del Imserso deberán cerrar para no empeorar las cuentas de resultados"

Francisco Ribera - Presidente de Agretur - Peñíscola

decoration

Lleno en el interior

Un panorama diferente es el que se detecta en los alojamientos rurales. En los dos últimos veranos han registrado ocupaciones de récord, mientras que las expectativas para su temporada alta parecen inmejorables. Así lo comenta el presidente del club de producto turístico Temps, Joaquín Deusdad, que señala que las reservas en fines de semana y puentes «son muy altas», y la mayoría de alojamientos ya están comprometidos para Nochevieja. Una idea parecida es la que lanza la gerente de Turimaestrat, en Sant Mateu. Raquel Castell comenta que el teléfono para reservar «suena al mismo ritmo que antes del coronavirus, y el último trimestre del año irá mejor de lo que pensábamos». Tere Vayà, desde Alojamientos Penyagolosa, también dijo que las jornadas festivas de los próximos meses también cuentan con elevados niveles de reservas. «Esta semana se han realizado la mayor parte de las llamadas, sobre todo por parte de grupos, que son los que primero se aseguran encontrar una casa en la que puedan caber todos».

Estas fuentes consultadas inciden en que los clientes «muestran muchas ganas de salir» después de todas las incidencias sufridas a lo largo del confinamiento y las restricciones a la movilidad. Y a todo ello se incorpora como aliciente la explosión de setas que experimenta el interior de Castellón en estas semanas, que supone un punto a favor para ir por estos parajes. 

Apartamentos y cámpings vuelven a cifras precovid

Si los hoteles se acercaron en agosto a los niveles del año 2019 en número de pernoctaciones, otras modalidades de alojamiento han logrado incluso superar las cifras de la temporada previa a la crisis, según las cifras difundidas ayer por el INE. Es el caso de los apartamentos, con 584.375 pernoctaciones, un 2,6% más que hace dos años. Los cámpings experimentan el mismo fenómeno, 371.412 pernoctaciones, que supone un aumento del 3,8% sobre el 2019. En ambos casos esta mejora se debe al comportamiento del visitante nacional. Las limitaciones a los viajes por parte de extranjeros han hecho que no se hayan recuperado los niveles precovid.


Compartir el artículo

stats