Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calendario y las claves

La temporada de caza, a punto con más socios y perdices en Castellón

«Los jabalís ocasionan daños al agricultor por valor de entre 6.000 y 8.000 euros al año», señalan desde la Federación Provincial de Castellón

Un cazador pasea por el monte acompañado de sus perros. BERNABÉ/GUTIER/PIM

Castellón levantará la veda general de caza el 12 de octubre con la recuperación de la ansiada normalidad y libertad en las batidas, la fraternidad poscaza y una cifra de federados superior incluso a la prepandemia (11.043, más que en el 2019). Así lo explica el delegado provincial de la Federación de Caza, Pablo Molina. «Hemos tenido un centenar de altas, tras las bajas en el 2020. Al liberarse las restricciones del covid vamos a poder quedar en grupo y tomar un almuerzo organizado por las cuadrillas tras la jornada de caza», añade. 

Estas son las fechas

La temporada en la que se levanta la veda general arranca el 12 de octubre y hasta el 6 de enero, con perdiz, conejo, tordo y liebre. La caza del jabalí se inauguró ya el 1 de septiembre y se autoriza hasta el 28 de febrero. Y del tordo, ya activo, abarca hasta el segundo domingo de febrero. 

«Recibimos esta campaña con ilusión. Al llover bastante esta primavera hay mucha perdiz, ha criado más. Hay zonas de cinco ejemplares donde este año se han visto ya 14», agrega. El conejo va por zonas: hay áreas con exceso y otras con menos. ¿Y la caza mayor?: «Siempre va a más: el jabalí, la cabra y el corzo han aumentado en población, salvo la cabra del norte de la provincia, infectada de sarna, con pérdidas del 90%».

El Desert, con muchos jabalís

La zona con mayor concentración de jabalís es el Desert, «por la gestión o no gestión de la Administración. Tiene cinco veces más tasa de siniestralidad de accidentes de tráfico por estos animales respecto a otras zonas de la provincia gestionadas por clubs de caza». Los cotos, insiste, «hacemos bien la gestión. Cazamos, cazamos y cazamos y el jabalí sigue ahí. En cuatro batidas entre Soneja y Azuébar que hemos hecho en cuatro ratos, con tres horas cada sábado, llevamos 12 cazados».

En alerta: "Que nadie se salte el cordón de seguridad en las batidas"

Pero lo principal, para los federados, es que «la Administración vele porque nadie se salte el cordón de seguridad cuando se organiza una batida. Ponemos a gente de control pero aún así hay quien pasa e interrumpe la batida». «A quienes están en contra de la caza les puede molestar una batida. Pero a los agricultores les aporta rendimiento para su cosecha. Los jabalís les cuestan al año entre 6.000 y 8.000 euros de daños a un agricultor», remarcó. "Rompen ramas, sistemas de riego y los equipos de atomizar que van con sondas que te marcan velocidad y sensores en muchas fincas. Si un jabalí te rompe un sensor para pulverizar además de repararlo y tener que comprar otro, mientras no puedes hacer el tratamiento automático sino como antes", detalla Molina. El jabalí hace daño "desde cereales en la zona de Morella a trufa, almendros, naranjos, hortalizas.. En Benicarló entran a fincas con melones y rompen las matas y el melón ya no tira. Es el pan nuestro de cada día todos los días del año", remarca.

Compartir el artículo

stats