Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos señalan que el patrimonio inmobiliario es un valor-refugio para mayores de 65 años y dependientes

La hipoteca inversa no cala en Castellón para ganar liquidez en la jubilación

La cuesta energética dificulta más llegar a fin de mes pero pocos recurren a esta opción financiera y deciden quitarse "caprichos o gastos superfluos"

En muchos hogares de parejas jubiladas solo uno de los dos cobra pensión y el único ingreso mensual que entra en casa ronda los mil euros.

Llega la jubilación y, con la factura energética in crescendo y el apoyo a los familiares en apuros, la paga apenas da para llegar a fin de mes, y eso quien tiene la suerte de ser mileurista. En Castellón 85.628 mayores cobran de media 1.038 euros de pensión, una cuantía por debajo de la media autonómica (1.091) y nacional (1.192). 

Pese a las dificultades, pocos han recurrido a un instrumento financiero, la hipoteca inversa, para ganar liquidez y una renta extra, eso sí, a cambio de entregar como garantía la vivienda y mientras vivan percibir una cuantía fija de golpe por ella o un ingreso cada mes. Al fallecer, los herederos no responden con sus bienes a la deuda, pero, si quieren conservarla, han de volver a pagar la cuantía entregada; o bien el banco la saca a subasta y pueden optar a conseguirla de nuevo u obtener un extra si se vende por más de la cantidad que se debe.

Según el informe facilitado por el Colegio Notarial de la Comunitat, en Castellón solo se han firmado desde que la ley activó este producto el 7 de diciembre del 2007 un total de cinco operaciones -en 2009, 2012 y 2018-, frente a las 134 de Valencia y las 148 de Alicante. Muy pocas para un periodo de 14 años, con temporadas a cero como el presente 2021. En toda España, en 2019 se firmaron 149; y en el 2020, algo menos, 111.

La opinión de los expertos

El delegado en Castellón del Colegio Notarial de Valencia (autonómico), Jorge Sos, corroboró: «Nunca he gestionado una hipoteca inversa. Cinco en la provincia desde que entró en vigor la ley en el 2007 es algo residual. No arranca, quizás por desconocerla o no saber su funcionamiento. Sí recibimos consultas de testamento vital, por ejemplo. Pero de esa figura no. Los bancos tampoco hacen campañas de publicidad agresivas para comercializarla. Quizás un día vaya al alza de repente».

Al respecto, Sos aclaró que ese producto «está pensado para mayores de 65 años o dependientes y en ocasiones, se paga así el gasto de una residencia». En general, el patrimonio inmobiliario se ve como un valor refugio en la vejez, con opción de un ingreso extra si se alquila, se vende, con hipoteca inversa o fórmulas como la venta en usufructo. «Se da más en grandes capitales. Es curioso. Se vende la vivienda más económica pero a cambio el comprador sabe que debe permitir que resida allí el propietario mientras viva y no puede disfrutarla hasta entonces», reseña. Según su edad o esperanza de vida, es todo una incertidumbre.

Evolución de las hipotecas inversas en la Comunitat.

Evolución de las hipotecas inversas en la Comunitat. Mediterráneo / Gabriela Espinosa

Volviendo a la hipoteca inversa, sobre la cual el Banco de España ha editado una guía, el presidente de la Asociación de Asesores Fiscales de la Comunitat y delegado en Castellón, Luis Chinchilla, explica que «es un tema de interés en situaciones de necesidad de complementar la pensión. Pero la falta de demanda de este producto no deja de ser un tema cultural». Al respecto, señaló que «no es nuestra forma de actuar; es algo parecido a elegir entre alquilar o comprar la vivienda habitual, aquí se opta por la compra. La vivienda se asume que, cuando sus moradores falten, pasará a ser de sus hijos, es algo esperado como normal, lo contrario quizás se vea como que al final se lo queda el banco y nada habrá que repartir en un futuro». Y sobre la casi ausencia de operaciones en Castellón, añadió que «en ocasiones la vivienda habitual puede tener cargas que no hacen posible entrar en este producto» o bien «son los hijos los que no apoyan esta decisión pues prefieren heredar». 

¿Y la voz de los jubilados castellonenses?

Andrés Palazón, presidente del Consejo Federal del Mayor en Castelló que agrupa a unas 20 asociaciones, declara: «Todo es más caro: luz, agua, gas...Se pasa mal porque aumentan los gastos pero no los ingresos. La paga es la misma y es baja, y quien cobra pensión de Francia o Alemania, no es un complemento muy alto y, al sumarlo a la española, en la renta no siempre sale a cuenta». Muchos hijos tienen que ayudar a sus padres y ellos también, al cuidar de los nietos». De la hipoteca inversa opina que «hay residencias donde te quedas y a cambio de lo que vale entregas parte de tu patrimonio. Pero entonces a los hijos les privas de aquello por lo que has luchado toda la vida para dejarles. Quizás quien no tiene hijos, sí recurra a ello». Y desde la asociación de San Miguel, Ismael Verdoy opina: «De este producto financiero nadie habla, no se conoce. Todos hablan de que suben los gastos y con la pensión es insostenible». 

«Te quitas de un capricho del súper o vas menos a la ‘pelu’ para ahorrar»

Las asociaciones de jubilados de Castellón consultados por ‘Mediterráneo’ revelan que los gastos mensuales se han disparado cada vez más mientras la pensión ni sube ni se puede estirar. Ante la imposibilidad de tener más ingresos, y en ocasiones la necesidad de ayudar a los hijos/as, solo queda ahorrar eliminando gastos, entre comillas, superfluos. «Desde ir menos a la peluquería, a una cerveza o un capricho del súper», indican. Ismael Verdoy, de la asociación San Miguel en Castelló, valora: «Sube la luz, el butano, los impuestos, la gasolina -aunque pocos conducen ya- y hasta la comida. Antes ibas a la frutería y te gastabas 12 euros y llenabas casi el carro. Ahora vas con 20 euros y compras cuatro plátanos y tres peras». 

Compartir el artículo

stats