Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

Empresas del azulejo plantean parar hornos a final de año por los altos costes de la energía

La patronal Ascer prevé que cerrarán de manara temporal aquellas que deben renegociar sus contratos de suministro de gas

Operarios trabajan en el interior de una fábrica de azulejos.

Era una posibilidad y parece que se va a producir. La escala de los precios de la luz y el gas, que solo en el sector cerámico supondrán este año un sobrecoste de 700 millones de euros, ya está provocando que para algunas compañías azulejeras empiece a salir más a cuenta parar la actividad durante unos días que satisfacer la demanda de los clientes. Lo advirtió la semana pasada la patronal Ascer y varias firmas del ramo ya se están planteando realizar paradas de cara a final de año, cuando venzan sus contratos de suministro de gas. Si finalmente interrumpen la producción, las industrias cerámicas no van a ser las únicas, ya que en los últimos días compañías como la siderúrgica Sidero, Fertiberia, Asturiana de Zinc o Ferroatlántica han anunciado parones de veinte días por el mismo motivo: los desorbitados costes de la energía.

El principal problema al que se enfrentan las fábricas de azulejos, que en Castellón dan empleo directo a más de 15.000 personas, es a la escalada sin precedentes del gas. Un materia prima cuyo precio pulveriza todos los récords y deja en números rojos a buena parte de las compañías del sector. Un par de datos basta para entender la magnitud del problema: a principios de este año el gas costaba una media de 27,06 euros por megavatio hora (MWh), mientras que la media del pasado septiembre se situó en 65,2 euros, es decir, un alza del 140%. Traducido a pie de fábrica, eso significa que empresas como Grupo Pamesa han pasado de pagar ocho millones de euros al mes por el gas a 25 o incluso 30 millones, según reconoció su presidente, Fernando Roig, en una entrevista publicada por Mediterráneo el pasado sábado.

«Con esos precios no podemos producir. Es imposible y nuestras pérdidas van a ser millonarias», aseguran todas las fuentes del sector consultadas. Por eso, y aunque de momento no se han producido paros, la patronal confirma que hay empresas que plantean suspender su actividad unas semanas entre finales de este año y principios del 2022. ¿Por qué en estas fechas? La explicación radica en que es el momento en el que vencen los contratos de suministros de gas y se negocian nuevas condiciones y precios. « Habrá que renovar y, con los precios actuales, será una ruina. No se va a poder producir», insisten. Y si la producción para, advierten desde la patronal cerámica, habrá una pérdida de puestos de trabajo. 

La luz, un 160% más cara

El subidón del precio del gas es el responsable también del imparable ascenso de la electricidad, cuyo coste ha aumentado casi un 160% desde principios de año. El clúster cerámico calcula que la factura energética puede incrementarse este 2021 en 700 millones, una cifra considerable para un sector que factura 4.000 millones al año.

La escalada de los costes energéticos ha encendido todas las alarmas en sector del azulejo y los esmaltes (la patronal Anffecc también considera «inasumibles» los precios del gas y la luz) y también preocupa y mucho a la confederación empresarial valenciana (CEV). «O se reducen los costes energéticos o la pérdida de competitividad llevará a cierres», dicen desde la organización que preside Salvador Navarro, donde insisten en que pese a que gran parte de estas subidas serán transitorias en el tiempo, «el momento no puede ser más inoportuno para la mayoría de las empresas. Las secuelas financieras de la crisis chocan frontalmente con un traslado completo del aumento de costes a precios, y su asunción vía márgenes empresariales ya es insostenible». El propio Navarro, que también es vicepresidente de la CEOE, ha enviado una carta a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica en la que expresa su oposición a la nueva regulación eléctrica que opera desde septiembre y que encarece los costes de las empresas.

Más optimista ha sido Juan José Montoro, presidente de la Asociación de Técnicos Cerámicos (ATC), quien ha asegurado que aunque el alza de los costes energéticos «es una montaña muy alta» al azulejo le sobra «fuerza e innovación para hallar salidas». 

El sector reclama medidas urgentes al Gobierno

Los costes del gas y la luz están amargando el año al sector azulejero y desde la patronal piden medidas urgentes al Gobierno. «Es el momento de que el Ejecutivo y administraciones apoyen con determinación a los sectores con mayor exposición a los costes energéticos compensando parcialmente los costes de CO2 y actuando sobre la parte regulada de las tarifas de energía, así como aplicando subvenciones temporales que suavicen el impacto de esta escalada de precios», insisten desde Ascer.

Entre las medidas planteadas por el cluster destacan la eliminación del sistema marginalista de precios del pool eléctrico o la compra centralizada por parte de la UE de reservas de gas (algo que Bruselas está dispuesto a estuduar) para modular los precios y reducir la exposición tan grande a precios internacionales. «Lo que necesitamos es que se actúe con urgenci, porque de lo contrario se llegará tarde», apuntan desde la patronal cerámica.


Compartir el artículo

stats