Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio del pan sube 10 céntimos al mes en Castellón por el alza de la luz

Hay panaderías que han aumentado ya la barra y otras prevén hacerlo a final de año

Un profesional de la panadería introduce en el horno una bandeja con productos elaborados de manera artesanal

Era cuestión de tiempo que sucediera y empieza a ocurrir ya. La luz y el gas llevan semanas a precios prohibitivos y el golpe de estado energético que están sufriendo las familias y empresas es tan grave que muchos pequeños negocios de la provincia tienen que hacer malabares para cuadrar las cuentas. Las panaderías están entre los sectores más afectados por el subidón de los costes y, para colmo, en noviembre llega otro susto. Y de los importantes. Materias primas como la harina, el azúcar, los frutos secos o el chocolate, que los obradores de Castellón utilizan a diario, van a disparar sus precios y amenazan con dejar contra las cuerdas a un colectivo que ya se siente con la soga al cuello. Para poder subsistir algunos establecimientos ya han optado por subir la barra de pan entre 5 y 10 céntimos y los que aguantan con los precios de siempre no descartan hacerlo en las próximas semanas.

Juan Rodolfo Adsuara, propietario de la pastelería Adsuara de Castelló y presidente de la asociación de Panadería y Pastelería de Castellón (Apancas) asegura que las noticias que llegan no son nada buenas. “Nuestros proveedores nos acaban de anunciar que en noviembre el precio de la harina subirá 5 ó 6 céntimos el kilo. Teniendo en cuenta que en estos momentos un kilo ya nos cuesta entre 43 y 44 céntimos estamos hablando de un alza muy importante para unos negocios que ya trabajamos con unos márgenes muy importantes y que se suman a los de la luz y el gas”, describe el también presidente de la asociación Covaco Castellón-Confecomerç. 

Las facturas son cada vez más altas y a muchas panaderías de Castellón no les ha quedado más remedio que repercutir ese alza de los costes en los clientes. “Hay compañeros que han subido el precio de la barra de pan y de los productos de pastelería y bollería. Otros esperan a ver qué ocurrirá en las próximas semanas. Cada uno hace lo que puede y lo que considera para aguantar”, añade el presidente de los panaderos.

700 EUROS MÁS POR LA LUZ

Aunque cada negocio es un mundo, panaderías como la que regenta Bruno Mateu en el barrio San Agustín de Castelló llevan meses haciendo cuentas. “Afortunadamente nosotros trabajamos mucho, pero los gastos están disparados”, describe el propietario de Mateu-Els Ibarsos. “Solo de luz calculo que pagamos 700 euros más al mes y para hacer el pan utilizo horno de leña”, cita a modo de ejemplo. Mateu dispone de furgonetas con las que suministra pan a bares y también a tiendas de alimentación “En gasóleo gasto unos 300 euros más al mes”, añade este profesional que, si bien de momento ha optado por mantener precios, no descarta subirlos a final de año. 

Lo mismo harán en la panadería Macián, en la calle Mayor de Castellón. «Nuestro proveedor ya nos ha avisado que llega una subida muy fuerte de harina, azúcar, huevos, huevos, tomate, atún.... vamos toda la materia prima que usamos para hacer nuestros productos. Nunca hasta ahora nos habían avisado de que iban a subir los costes», describe su propietaria, Marimer Sidro, que esperará unas semanas antes de decidir si sube o no los precios.

José Miró, maestro mayor del Gremi de Forners de Castelló, insiste en que el precio del pan lleva un lustro congelado y que cada establecimiento es libre de poner el precio. «Lo que está claro es que los gastos se nos comen». 

Compartir el artículo

stats