Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los métodos tradicionales, los más afectados

Pescadores exigen ampliar la "ridícula" cuota de atún rojo

Las embarcaciones completan el límite de toda la Comunitat en apenas doce días. Critican el reparto y justifican la petición en la abundancia de túnidos en el mar

Atunes, a su llegada al puerto

Atunes, a su llegada al puerto MEDITERRÁNEO

Los pescadores de Castellón y el conjunto de la Comunitat Valenciana trasladaron este viernes de nuevo su reclamación de aumentar la «ridícula» cuota de atún rojo tras agotarla en apenas 12 días.

Una reivindicación que llega después de que las ocho embarcaciones de Vinaròs completaran el pasado viernes el cupo previsto, tal y como recogió este diario, pues capturaron alrededor de 2.000 kilos en una jornada.

Son 46 las embarcaciones que practican la pesca de estos ejemplares en la Comunitat, entre las que figuran siete de Peñíscola, dos de Benicarló y siete de Castelló. Todas ellas agotaron en menos de dos semanas la cuota olímpica asignada de 8.700 kilos para octubre y que venía a completar los 26.000 kilos que determina la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), el organismo internacional competente, junto a la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura. 

Motivos

A estas dos instituciones dirigieron los pescadores su reclamación desde las cofradías de la provincia y a través de la federación Coincopesca. Entre los motivos para justificarlas figura la sobrepoblación de atún rojo que dicen encontrar en el mar Mediterráneo. «Está absolutamente plagado de atunes rojos», dijeron.

A esta situación, el colectivo de pescadores suma la denuncia del «incomprensible» reparto de las cuotas asignadas: «Mientras los pescadores artesanales de las cofradías de la mediterránea se tienen que repartir un ridículo 20%, las grandes empresas industriales que pescan atún en Tarragona y Murcia se llevan el 80%».

Todo ello, lamentaron, «muy a pesar» de que pescadores como los castellonenses «utilizan métodos tradicionales y sostenibles como la línea de mano, un simple hilo con un anzuelo cebado en la punta soportado por un carrete, mientras las grandes empresas emplean grandes flotas de cerco». 

Compartir el artículo

stats