Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La campaña está a punto de iniciarse en pequeñas fincas familiares

Se buscan jornaleros a cambio de unas 'cajas' de aceite

Es una tradición con la que compensar un apoyo extra en la recogida de las aceitunas

Para Todos los Santos, el 1 de noviembre, la campaña de recogida de aceituna habrá arrancado de manera generalizada.

Con la recolección de los olivares a la vuelta de la esquina en Castellón, no es extraño ver anuncios de empleo como el de una conocida web en la que un agricultor de Vila-real «busca a una persona interesada en la recogida de aceitunas en la Benadresa (30 olivos arbequina), a cambio de la mitad de la cosecha». En otras ocasiones, son directamente cajas con botellas de aceite, como obsequio simbólico por la ayuda laboral recibida, según indican desde el propio sector. 

Anuncio publicado en una web.

Anuncio publicado en una web. Mediterráneo

"Nadie quiere ir al campo"

Para la recolección del arbolado en el interior apenas hay mano de obra disponible. «La inmensa mayoría son explotaciones familiares --de pequeño tamaño-- y con los de casa te vas apañando como puedes», explica el delegado sectorial de la Unió de Llauradors i Ramaders, Hilari Jaime. «A veces puede hacer falta una ayuda puntual extra y, si la encuentras, que no es fácil, acude un amigo por hacerte un favor. Pero nadie quiere ir al campo, la verdad. Es un problema histórico. Si tienes necesidad de mano de obra, está algo complicado de encontrar», admite el portavoz de la organización agraria. 

Castellón cuenta con 10.000 pequeños productores de aceite y una superficie cultivada de 30.000 Hectáreas de reducidas fincas. Gabriela Espinosa

"La cuestión es no ver la tierra abandonada"

«En el Maestrat, se da el caso curioso de que gente muy mayor no puede encargarse ya de la explotación pero queda un cierto apego y aprecio a la tierra y no quiere ver sus fincas abandonadas. Es algo que supera a la gente. Como solución, le cede el cultivo a otra persona. A cambio de nada. Normalmente se compensa regalándole unas cajas de aceite para consumo propio. La cuestión es seguir viendo esa tierra sin abandonar», cuenta Jaime.

Compartir el artículo

stats