Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En primera persona

El testimonio: «Me robaron el coche a plena luz del día y apareció en Teruel»

Lanzó una campaña por WhatsApp para recuperar su Focus azul, que desapareció en plenas Fallas de 'octubre' en Burriana

La burrianense perdió la pista a su vehículo en las inmediaciones del parque Quarts de Calatrava, a plena luz del día, un domingo.

La incidencia de los robos de coches al alza, 88 en Castellón durante el primer semestre, parece una cifra más. Hasta que te toca. Como el caso de una mujer, de 45 años, que cuenta su reciente experiencia, en primera persona. "Llegué desde València como cualquier otro fin de semana para pasar el domingo en Burriana con mi familia. Aparque a la hora de comer cerca de la plaza Quarts de Calatrava y, ya por la tarde, cuando me disponía a regresar, en lugar de mi Focus azul tenía un hueco libre", cuenta. Primero dudó: «¿Se lo habrá llevado la grúa? Son Fallas». Pero lo dejó bien estacionado y no le cuadraba. Llamó a la Policía Local, pero no estaba en el depósito, lo que confirmó sus sospechas. Robado. Nunca le había pasado algo así. Se dirigió al cuartel de la Guardia Civil y tramitó la denuncia.

"Suelen aparecer en 72 horas y cerca"

«Suelen aparecer en 72 horas --le dijeron--. En ocasiones, los abandonan en poblaciones cercanas, en zonas de poco tránsito o en polígonos industriales». Igual podría ser utilizado para una fuga, un atraco o para la reventa de piezas en el mercado ilegal de segunda mano. Su coche tenía 20 años de antigüedad. Pero le hacía papel y era clave para ir a trabajar. "Lo daba por perdido", rememora. Pasados dos días, el miércoles, echó otra baza y decidió compartir entre sus grupos de WhatsApp la foto del vehículo y matrícula. Si alguien lo había visto, que avisara de inmediato. Pero apenas pasadas unas horas, ese mismo día: La llamada. La Guardia Civil de Tráfico de Teruel había encontrado su coche en un área de servicio de la autovía Mudéjar (A-23), en la Puebla de Valverde (Teruel), con tres ocupantes. 

La tecnología en tiempo real, una ayuda

Un agente observó que estaban durmiendo en el interior del vehículo y vio algo sospechoso. Comprobó en tiempo real la matrícula con su tablet y le salió como robado. ¿Está siniestro? Fue lo primero que preguntó. Afortunadamente, lo recuperó casi intacto. Le habían arrancado las pegatinas del Rototom, para pasar desapercibido. Le faltaba el radiocassette. Recorrió 100 km. de ida y otros de vuelta para el reencuentro: «Toda mi admiración y gratitud a las fuerzas de seguridad por su trato y rápida intervención». 

Compartir el artículo

stats