Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UNIVERSITAT JAUME I

Los estudiantes de la UJI quieren convocar un paro el 18-N: estas son sus razones

El Consell de l'Estudiantat elabora un manifiesto

Los estudiantes de la UJI, en la biblioteca

El Consell de l'Estudiantat de la Universitat Jaume I de Castelló está llevando a cabo los trámites para convocar un paro académico estudiantil en la UJI el día 18 de noviembre y participará en la concentración que ese día se llevará a cabo ante la delegación del Gobierno en València. Este jueves ha remitido el manifiesto en el que critican el retroceso que suponen las leyes de Convivencia Universitaria (LCU), ya en trámite parlamentario, y la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), con su segundo borrador sin mejoras sustanciales, que vuelven a ignorar deliberadamente la opinión del estudiantado universitario.

"Merecemos que la LCU dote de protección, reconocimiento de derechos y garantías al estudiantado", señalan, criticando la eliminación de los mecanismos de mediación y garantías que se daban al

estudiantado .

Becas y matrículas

Por otro lado, consideran que  "las matrículas universitarias siguen siendo abusivas, y muchas familias no se pueden permitir seguir pagando esos precios desorbitados". Asimismo, señalan, el sistema de becas y ayudas al estudio resulta insuficiente. Además, advierten de la mala gestión del sistema de becas en la Comunitat, que lo hace ineficiente. Por ello, indican, necesitamos que se nos garantice como estudiantes el acceso a una Universidad pública, gratuita y de calidad así como un sistema de becas que garantice la igualdad de oportunidades.  "Los y las estudiantes no deberíamos vivir con el miedo de saber que podemos ser expulsados de la Universidad debido a nuestra capacidad socioeconómica. Las consecuencias del “tasazo” de Wert no se han solucionado", advierten.

Salud mental

También demandan que la Universidad cuide la salud mental del estudiantado. "Las universidades deben dotarse de los recursos necesarios para poder solucionar el incremento exponencial de trastornos de salud mental que ha sufrido en los últimos meses el estudiantado universitario", añaden.

Injerencias del sector privado

"Merecemos una Universidad verdaderamente pública, autónoma y libre de influencias del sector privado", añaden. En ese sentido, se posicionan contra de los nuevos poderes que la LOSU otorga a los Consejos Sociales --en los que están representados empresarios y miembros del sector privado--. A su juicio, estos órganos tienen el poder y la última palabra para decidir en qué se gasta el dinero (público) la Universidad, cuando estos Consejos Sociales no representen verdaderamente a la sociedad.  "En qué invierte su presupuesto una Universidad debe ser una decisión suya, autónoma, en la que no intervengan intereses ajenos a la misma", aseguran. También se muestran en contra de los grados duales.

Mayor peso en los órganos de decisión

También reclaman mayor peso estudiantil en los órganos de decisión. "Merecemos tener una representatividad y poder significativo en la toma de

decisiones. Asimismo, se debe tener en cuenta nuestra opinión con el mismo peso que al resto de colectivos, determinando un porcentaje equitativo de representación estudiantil en los

órganos tanto consultivos, como de decisión", reflejan.

Compartir el artículo

stats