Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El Gobierno ignora el 'cotonet' pero se alinea con el sector citrícola contra Sudáfrica

El ministro Planas no concreta si habrá ayudas por la plaga como reclaman productores y Conselleria

El ministro Planas mantuvo una reunión con la consellera Mollà, miembros de Intercitrus y de las organizaciones agrarias.

El sector citrícola de Castellón tiene muchos problemas pero dos de los más importantes tienen su origen en Sudáfrica. De este país procede una plaga, la del cotonet, que está causando pérdidas millonarias a los productores de la Plana Baixa y es una de las responsables de que esta campaña la cosecha de clemenules, la variedad reina en la provincia, sea una de las más bajas de los últimos años. Los productores y la Conselleria llevan meses reclamando ayudas directas que compensen los importantes daños causados pero el Gobierno sigue sin mojarse. Ayer, ante la interprofesional Intercitrus y las organizaciones agrarias, el ministro de Agricultura, Luis Planas, volvió a dar la callada por respuesta cuando se le preguntó por una posible línea de subvenciones para el sector y a lo único que se comprometió, aunque sin dar ninguna cifra, es a incrementar la partida presupuestaria destinada a sanidad vegetal. Poco más. 

Planas concluyó ayer un tour de dos días por València (el jueves mantuvo un encuentro con el president de la Generalitat, Ximo Puig) y lo hizo con un encuentro con la consellera de Agricultura, Mireia Mollá, representantes de la interprofesional citrícola española Intercitrus y de organizaciones agrarias como la Unió de Llaurados, AVA-Asaja o UPA. Y en la reunión hubo una de cal y otra de arena. El ministro no realizó ninguna referencia al cotonet, aunque sí hizo suyas las reivindicaciones del sector que reclaman a la Unión Europea reciprocidad para las importaciones de terceros países, especialmente Sudáfrica, cuya naranja inunda hasta finales del mes de noviembre los lineales de los supermercados y hunde los precios de la fruta autóctona.

En el transcurso de la reunión Carles Peris, secretario general de la Unió de Llaurados, le preguntó al ministro por la posibilidad de complementar la ayuda directa de tres millones de euros anunciada por la Conselleria para 2022 y para compensar las pérdidas por el cotonet, pero Luis Planas dio la callada por respuesta. «Tres millones es una cantidad muy pequeña y sería importante que el Ministerio aportara más dinero. Se lo he planteado al ministro, pero no se ha mojado. Lo único a lo que se ha comprometido es a aumentar la partida destinada a sanidad vegetal, que este año ha sido de 12 millones para el conjunto del país, de los que seis han sido para la Comunitat», explicó Peris.

'Claúsulas espejo'

Planas ignora el cotonet (en una entrevista en À Punt Radio, también ayer por la mañana, insistió en que el problema es competencia de la Generalitat y la solución no es una «cuestión exclusivamente de dinero») pero sí se mostró dispuesto a pelear para que Europa ponga límites a las importaciones de naranjas, especialmente de Sudáfrica. De hecho, el ministro anunció que defenderá en Bruselas la aplicación de las cláusulas espejo para exigir a los productos importados de terceros países «las mismas condiciones de producción» que dentro de la UE respecto a seguridad alimentaria y preservación del medio ambiente.

El ministro avanzó que el próximo lunes, en el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la UE, volverá a incidir en la necesidad de avanzar en la reciprocidad, porque «queda mucho por hacer y es necesario abrir un debate sosegado en torno al tema que tanto preocupa al sector agrario». Recordó también que el Ministerio de Agricultura, junto al de Industria y Comercio, ha realizado  una petición por escrito a la Comisión Europea para pedir que los cítricos sean considerados producto sensible a efectos de los nuevos acuerdos comerciales que suscriba la UE o la renovación de los existentes (tal y como ocurrirá en las próximas semanas con el de Sudáfrica) y que no haya más concesiones.

Un ministro que ya no riñe

El cambio de actitud de Planas respecto a la competencia desleal que ejercen las naranjas sudafricanas fue muy bien recibido por el sector. «Es la primera vez que viene a la Comunitat y no riñe al sector y así se lo he hecho saber», describió Peris. Cristóbal Aguado, presidente de AVA-Asaja, también salió satisfecho de un encuentro con un ministro que « hizo suyas la mayor parte de nuestras reivindicaciones». 

Compartir el artículo

stats