Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Indignación en el Mercado del Lunes de Castelló por las goteras del recinto

Vendedores y clientes han tenido que sortear los chorros de agua que caían del techo

Goteras en el recinto del mercado de Castelló

Los compradores que se han acercado esta mañana al Recinto de Ferias y Mercados de Castelló se han llevado una desagradable sorpresa. Grandes chorros de agua caían desde el techo del edificio, formando charcos y dificultando la labor tanto de vendedores como de clientes, hasta el punto de que muchas de las paradas han tenido que interrumpir su actividad.

Y es que la lluvia caída esta mañana en la capital de la Plana sobre las 11.30 horas ha dejado al descubierto el mal estado de la parte superior del recinto, hecho en parte de plástico y uralita. Al parecer, fue la granizada del pasado mes de agosto la que agujereó algunas zonas del tejado, a través de los cuales se ha filtrado el agua.

La problemática ha afectado sobre todo a los puestos de ropa del Mercado del Lunes. "Algunos han puesto toldos y han podido seguir trabajando, aunque con dificultad, pero otros han tenido que recoger", explica uno de los vendedores. Por su parte, los compradores, además de tener que evitar las goteras, no podían pasar por algunas zonas en las que el agua se había acumulado formando grandes charcos.

Es por ello que el colectivo va a presentar una reclamación al Ayuntamiento de Castelló para que lleve a cabo los arreglos pertinentes.

Gestión del Ayuntamiento

Hay que recordar que la gestión del recinto es municipal, después de que la empresa responsable del mismo desde el 2008, Refeyme, declarara su liquidación en el 2019.

No obstante, el consistorio trabaja en fórmulas que puedan incluir, en el futuro, de nuevo la gestión privada de la infraestructura. Para ello, debería salir de nuevo a concurso público el contrato. La otra opción es que el Ayuntamiento asuma de forma definitiva el control del recinto, dando continuidad a la situación actual.

El pasado mes de octubre, ante la inminente llegada de la Feria de Tots Sants a la ciudad, hubo una nueva polémica por el mal estado de la instalación, en concreto de la instalación eléctrica. La problemática llegó hasta tal punto que se barajó la posibilidad de trasladar las atracciones a otro emplazamiento, aunque finalmente pudieron instalarse en su lugar habitual.

Compartir el artículo

stats