Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

Solo un millar de los 48.000 edificios de más de 70 años de Castellón tienen la ITV obligatoria

El plazo acaba el 31 de diciembre y Conselleria multará a los propietarios que no dispongan del informe técnico de vivienda

Buena parte de los edificios anteriores a 1950 se encuentran en municipios del interior de la provincia.

Se llama Informe de Evaluación de Edificios de Viviendas (IEEV) y es una especie de ITV que antes de que acabe el año estarán obligados a pasar todos aquellos edificios residenciales de la provincia construidos antes de 1950. El problema es que, pese a ser un informe obligatorio, menos de un 3% de los inmuebles de la provincia lo tienen. El tiempo apremia y la Conselleria de Vivienda ya ha lanzado un aviso a navegantes: aquellos propietarios que no cuenten con el documento van a ser sancionados con una multa que puede alcanzar los 6.000 euros.

De los 47.790 inmuebles de uso residencial edificados hace más de 70 años de la provincia (la cifra incluye tanto inmuebles unifamiliares como plurifamiliares), apenas 1.099 poseen un documento que evalúa su accesibilidad, mantenimiento y eficiencia energética, según los últimos datos de la Conselleria de Vivienda. Para los algo más de 46.000 que todavía no lo tienen el plazo acaba en apenas seis semanas. «Las personas propietarias de viviendas construidas antes de 1950 y que no cuenten con el informe realizado y adecuadamente registrado al finalizar el 2021 podrán ser sancionadas», advirtió ayer el director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética, Alberto Rubio. La Conselleria de Vivienda, de hecho, enviará en las próximas semanas más de 100.000 cartas a los propietarios de la Comunitat que hayan incurrido en esta infracción urbanística invitándolas a tramitar el IEEV. «Si no lo hacen se iniciará el correspondiente proceso sancionador», insistió el propio Rubio. 

Un coste de hasta 1.500 euros

Quienes en Castellón se dedican a elaborar la ITV de las viviendas aseguran que el interés es bajo o muy bajo. «Los inmuebles que tienen el IEEV son una clara minoría y, para colmo, ha habido cambios en la ley que no han ayudado nada. Al principio, los unifamiliares no estaban obligados como tampoco los edificios ubicados en municipios de menos de 10.000 habitantes», apuntan desde Arquinou, una empresa ubicada en Castelló y dedicada a servicios de arquitectura y que ha tramitado informes en edificios de Castelló y Vila-real.

Muchos propietarios desconocen que están obligados a tener el IEEV y el precio tampoco ayuda. Aunque la horquilla varía en función del tamaño del edificio y de la localidad, el informe de un bloque de ocho plantas y una treintena de viviendas de la capital cuesta entre 1.200 y 1.500 euros. 

Compartir el artículo

stats