Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

la alta inversión podría ralentizarse en EL 2022

‘Boom’ en la industria de Castellón por la logística y energía solar

El techado de campas sirve de base a las placas fotovoltaicas y los almacenes se digitalizan

La inversión en infraestructuras logísticas ha sido una constante en los últimos tres años.

La industria de Castellón apuesta por invertir en ahorro de energía y logística. Nuevas fábricas y oficinas, ampliación de naves, almacenes automatizados o techado de campas que se aprovecha para instalar placas fotovoltaicas de autoconsumo. Son ejemplos de la lluvia de obras de miles de euros invertidos en especial en la cerámica, en un 2021 como colofón a tres años al alza y con muchas incógnitas por delante. Expertos apuntan a una ralentización de proyectos ya en esta recta final de año, que se notará especialmente en el segundo semestre del 2022. 

Los altos costes de la energía (luz y gas) y las materias primas pueden frenar la inversión de pymes de menor tamaño, según fuentes directas del sector; si bien los grandes sí ratifican su apuesta por los planes piloto del hidrógeno verde. Otro factor es que un 90% de la cobertura de campas que se podían realizar ya está a punto. En base a los proyectos visados registrados -que no son todos- en el Colegio Oficial de Ingenieros Superiores Industriales de Castellón, que preside Juan Vicente Bono, también al frente de la patronal de maquinaria cerámica Asebec, el azulejo tiene gran peso y más de la mitad de su inversión son obras (plantas, estructuras metálicas, etc.), y el resto versan sobre instalaciones eléctricas, maquinaria, legalización de actividad, informes ambientales, etc.

Evolución del gasto

¿Cuánto han gastado las empresas, en especial, el azulejo, en inversión de proyectos industriales? En 2021 (a prácticamente un mes de acabar) se han visado actuaciones que suponen invertir 44,5 millones de euros. La mejor cifra de la serie histórica y superior a los 42,4 millones del 2020 y a los 37,1 millones del 2019. Sin embargo, si solo se analiza la obra industrial, su boom se vive en 2019, con 33,8 millones de récord en años; sigue con 30 millones en 2020 y en 2021, hasta el 15 de noviembre, baja a 27,7 millones. 

Para Bono, «las empresas industriales de Castellón tomaron más decisiones de invertir en el segundo semestre del 2020 y el primero de este 2021. Pero luego, de agosto a octubre, han bajado mucho los proyectos». «Hay iniciativas que se visan pero no se inician hasta al cabo de seis meses o un año, no siempre es inmediato. Lo que se invirtió a principios del 2021, en visado de nuevos proyectos, se está ejecutando ahora y para principios del 2022», agregó.

La lista de encargos «de hace cinco meses atrás», por ejemplo, para instalar maquinaria cerámica nueva en las fábricas garantiza trabajo «ahora y para inicios del 2022. Luego, cuando pare, no habrá trabajo. Las previsiones de nuevas naves también se frenan». 

«Todas las marcas han desarrollado grandes centros logísticos y techado las campas para proteger la cerámica»

Fernando Pla - Arquitecto y director de operaciones de Grupo Picad

decoration

«En el 2021 se han visado proyectos de récord. Pero de agosto a octubre han bajado sobre todo en construcción industrial»

Juan Vicente Bono - Presidente de Asebec y del Colegio de Ingenieros Superiores Industriales de Castellón

decoration

Gestión de estoc

Grupo Picad (especialista de soluciones en ingeniería) ha desarrollado numerosos proyectos para el azulejo (Pamesa, Halcón, Cicogres, Argenta...). Fernando Pla, arquitecto y director de operaciones, explicó que «hace un tiempo que la industria cerámica está apostando por proteger el producto, porque almacenarlo a la intemperie acaba dañándolo mucho. Antes, se producía y se vendía, y si ibas a comprar una pieza concreta te decían que justo ese diseño se producía dentro de un mes. No había filosofía de estocar». Pero ahora, añadió, «todas las marcas desarrollan centros logísticos enormes». Las grandes apuestan por producir mucho sin parar la línea de producción porque cambiar la prensa para otro formato retrasa. Y todo ese estocaje hay que guardarlo. 

Cobertizos metálicos

Los llamados chamizos se empezaron a fabricar como si no hubiera un mañana en 2018 y sobre todo 2019, con Pamesa como pionera. «Son cobertizos de estructura metálica y una chapa encima, sin cerrar por los laterales. Protege y sirve de soporte para instalar placas fotovoltaicas. Hay casos de pequeñas empresas de tercer fuego que han comprado un solar pequeño al lado para almacenar, techar y colocar placas solares», dijo. «Pero en 2022 -avisó- creo que la actividad se estabilizará porque ya no quedan muchas por hacer y el espacio es finito. La industria recortará su inversión «si no en 2022, en el 2023. La subida de costes no se puede resistir».

Compartir el artículo

stats