Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mejoras en las retribuciones no acaban con el agravio comparativo

Las pensiones de Castellón siguen a la cola del Estado con 926 euros

La provincia es la 13ª con la paga media más baja de España pese que ha subido 222 euros en una década

Varios jubilados contratan sus viajes a precios subvencionados por ser pensionistas, en una imagen de archivo. GABRIEL UTIEL

En pleno debate sobre la sostenibilidad de las pensiones en España, una cuestión candente desde hace décadas, con la espada de Damocles de la inflación como elemento negativo adicional que sobrevuela la realidad económica, un repaso a la evolución de las prestaciones que se perciben en Castellón mantienen a la provincia en una negativa situación.

La provincia es la décimo tercera donde menos cobran los pensionistas, con una media de 926 euros al mes a 1 de octubre de este año, a pesar de que esta cantidad se ha visto incrementada en 222 euros en la última década, ya que en el mismo mes del 2011 el promedio era de apenas 704 euros, según los datos oficiales que han sido facilitados por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Esa revalorización tan destacada de la prestación media --crece un 31% en diez años-- no logra ni siquiera equiparar a los 965 euros en los que se ha establecido para este año el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) tras una subida de 15 euros. Castellón se mantiene 11 puntos porcentuales por debajo del promedio nacional y nada menos que su pensión media es un 37% más baja que la de la provincia donde más se cobra, Álava.

Una minoría, el 7% del total, tiene ingresos mensuales de 2.000 euros

Es un grupo minoritario, que ni siquiera llega a uno de cada diez pensionistas, el que cuenta con ingresos que superan los 2.000 euros al mes. El colectivo está formado por 10.50 castellonenses y presenta una evolución al alza en consonancia con el crecimiento también del total de las prestaciones contributivas que se perciben en la provincia. De hecho, hace once años, el número se limitaba a poco más de 2.600, según los últimos datos emitidos por el Ministerio de Seguridad Social. Se trata de personas con carreras de cotización más largas y salarios más elevados. Para llegar a contar con pagas de esta cuantía hay que haber cotizado 37 años y tres meses o más a los 65 años de edad, o menos de 37 y 6 meses para jubilarse a los 66 años. 


Descompensación

La principal razón para esta situación de agravio comparativo tiene que ver con que los salarios son más bajos en la provincia de Castellón que en otros territorios. De hecho, más de 100.000 de los 239.000 afiliados a la Seguridad Social son menos que mileuristas y cobran al mes de media unos 950 euros, poco más que una pensión promedio y, como consecuencia, su cotización a la Seguridad Social cara a su jubilación, también es más baja.

La posición de Castellón en materia de sueldos y pensiones en el contexto nacional encaja con el olvido que padece tradicionalmente el territorio por parte de las administraciones públicas, aunque contrasta con otros indicadores, en los que la provincia avanza a uno de los mejores ritmos del país, como son las exportaciones (+13%) o los visados de obra nueva (+49% entre enero y julio). De todo ello se desprende que la bonanza de la economía en general no repercute con equidad en los ingresos de los ciudadanos de la provincia.

En estos momentos, como publicó Mediterráneo, 80.000 trabajadores con edades comprendidas entre los 45 y los 63 años, forman parte de la generación castellonense de los baby boomers, que comenzará a jubilarse a partir del año 2023 a partir de carreras laborales largas y, por tanto, con cotizaciones prolongadas.

Para poder atender las prestaciones contributivas de este amplio colectivo, las empresas y trabajadores de Castellón tendrán que aportar a la hucha de las pensiones 1,7 milllones de euros al mes, unos 20,4 millones al año, de ratificarse la propuesta del Gobierno de España de elevar 0,5 puntos las cotizaciones entre los ejercicios del 2023 y 2033. 

Compartir el artículo

stats