Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EVOLUCIÓN DE LA PANDEMIA

El puente de diciembre se acerca con los peores datos de coronavirus desde agosto

Expertos destacan la inmunización para frenar ingresos pero hay un auge sostenido

Pruebas pcr en Castellón. Frank Palace

El Black Friday se convirtió el año pasado en algo más que el envío masivo de correos electrónicos con promociones supuestamente irrechazables. El viernes negro lo empezó a ser de verdad semanas después cuando las cifras de la pandemia empezaron a mirar hacia arriba, una tendencia que se aceleró con el aumento de contactos sociales que trajo el puente de diciembre. Aquello fue el inicio de la tercera ola, la más dramática en tierras valencianas.

La Comunitat afronta el puente de diciembre con los contagios al alza. El incremento es de en torno al 50% semanal y los 5.744 positivos de los últimos siete días son más que todos los notificados durante el mes de octubre. La incidencia acumulada hoy (176 positivos por 100.000 habitantes) es la peor desde que terminó agosto. En Castellón, la semana pasada acabó con 974 contagiados, la cifra más alta desde la primera quincena de agosto, y hubo cinco brotes, el más cuantioso uno de 31 personas en ámbito educativo en Benicàssim. ¿Miedo a un deja vu? ¿Abocados a otro enero de cifras dramáticas? No tan rápido. 

«La situación no es buena, pero vamos a estar lejos de la tercera ola», explica el investigador de la Fundación Fisabio, Salvador Peiró. En este sentido, el especialista en Salud Pública apunta al «crecimiento sostenido» de casos que se une a una «dinámica como si no hubiera pandemia y más contactos en interiores», pero destaca el papel de las vacunas para que no sea «nada comparable» con lo que se vivió en 2020. 

Inmunización

Las diferencias se notan ya en los efectos más adversos que genera el virus, tanto en fallecimientos como en hospitalizaciones. Los datos aportados el viernes por la Conselleria referentes a Castellón indican que hay 83 hospitalizados, muy lejos de los 467 que se registraron en el peor día en la provincia, el 27 de enero. En cuanto a la ocupación en las UCI, en estos momentos está estabilizada en unas 10 personas, cuando el 2 de agosto llegaron a ser justo el doble.

En cuanto a fallecimientos, la semana pasada se comunicaron dos en la provincia, y en lo que llevamos de noviembre hay 16 muertes notificadas. Solo el 3 de febrero llegaron a ser 15. Y si se mira atrás hasta noviembre del 2020, los óbitos fueron 57. La clave, insisten los expertos, está en la inmunización a partir de los sueros y especialmente en la que se hace a las personas más vulnerables. Los mayores de 60 años y personas con patologías previas están recibiendo una tercera dosis de refuerzo que ayudará «todavía más» a prevenir que un positivo acabe desembocando en un caso grave. «Son los que antes más sufrían», señala Peiró al tiempo que añade que esta dosis podría ayudar también a frenar la transmisión. 

No obstante, el experto en Salud Pública avisa que un aumento de casos conlleva también el consiguiente incremento de las consecuencias más dramáticas. «En proporción diferente, pero a más casos, siempre habrá más hospitalizaciones», advierte al tiempo que indica que, pese a que las cifras de vacunación son muy altas, el 10 % restante es «mucha gente hospitalizable» en número absolutos, unas 460.000 personas. En su opinión, toca «mantener medidas en interiores» donde la propagación del virus es mayor y acelerar las dosis de refuerzo. 

Compartir el artículo

stats