Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DEBATE DE ENMIENDAS A LA LEY DE ACOMPAÑAMIENTO DE LOS PRESUPUESTOS AUTONÓMICOS

El PSPV tumba la tasa turística para 2022 pero ofrece pactarla sin prisas

El tripartito vota dividido pero negocia un acuerdo para elaborar la ley sobre el tributo el año próximo

Comisión de Hacienda de Les Corts que debate las enmiendas a la ley de acompañamiento

El PSPV cerró este jueves la puerta a regular con carácter inmediato la tasa turística en la Comunitat Valenciana, un impuesto que tienen en marcha otras comunidades y que los socios de Gobierno del Botànic, Unides Podem y Compromís llevan reclamando desde hace años. Con todo, los socialistas insistieron en que están dispuestos a negociar en breve su implantación, pero sin prisas, oyendo al sector y en el marco de una ley específica.

La postura de los socialistas, reacios a regular la tasa en el 2022 a través de la ley de medidas fiscales, conocida como ley de acompañamiento era conocida y cristalizó en su voto en contra (con PP, Cs y Vox) durante el debate de las enmiendas parciales celebrado en Les Corts. La propuesta, pues, está condenada al fracaso, aunque la enmienda, si no se retira, quedará viva y se tumbará de forma definitiva en el pleno sobre la ley el día 20.

Las diferencias internas se arrastran desde hace años y se evidencian cada vez que los presupuestos llegan a Les Corts. Este año, la fractura volvió a verse hace dos semanas cuando Compromís y Unides Podem registraron la enmienda en solitario. Las negociaciones en el seno del tripartito fueron intensas e incluso se estuvo cerca de un acuerdo, pero finalmente el PSPV se mantuvo en el no y sus socios no quisieron renunciar a presentar la enmienda aún a sabiendas de que carecían de apoyos para poder sacarla adelante.  

Con todo, hay margen para el acercamiento. De hecho, las tres fuerzas de la izquierda mientras votaban divididas seguían negociando para evitar que la ruptura llegue el pleno. Compromís y Unidas Podem están valorando seriamente aceptar la propuesta del PSPV. Ahora bien, los socialistas han traslado que el pacto pasa porque retiren la enmienda. En caso de no hacerlo, avisan de que no volverán a abordar el tema hasta después de elecciones. Compromís se mostraba ayer proclive a aceptar la oferta, aunque  Unides Podem no acaba de fiarse y quieren que el compromiso se escenifique. Un anuncio conjunto que comprometa al PSPV y que le haga más difícil ganar tiempo in eternis. Las otras condiciones del PSPV, que la tasa tenga carácter municipal y sea voluntaria, ya fueron asimiladas por los socios y plasmadas en la enmienda.

Durante el debate el síndic del PSPV-PSOE, Manolo Mata, rechazó la regulacion inmediata y puso el énfasis en que se hablara con el sector. Pilar Lima (Unides Podem) subrayó que se trata de una reivindicación histórica y una herramienta que usan las ciudades «vanguardistas». Por su parte, el síndic de Compromís, Fran Ferri, manifestó, frente a las críticas de la oposición de que la tasa arruinará el turismo en la Comunitat Valenciana, que hay «evidencias científicas» de lo contrario ya que «donde se ha puesto no ha perdido afluencia». «Por un euro nadie va a dejar de venir a la Comunitat, es un insulto decir eso». 

Violencia obstétrica

Por otro lado, el Botànic sacó adelante la enmienda relativa a la violencia obstétrica después del acuerdo para que el maltrato sanitario a las mujeres embarazadas sea regulado en la ley de Salud Pública y no en la de violencia contra las mujeres. 

La oposición criticó la propuesta que ha generado protestas en el mundo sanitario, sobre todo, el más ligado a la obstetricia y la ginecología. Al colegio de Médicos se ha unido también el Decanato de Facultad de Medicina. Los tres socios de la izquierda defendieron la regulación y recordaron que el Parlamento Europeo ha instado a los estados miembros a tomar medidas. La Eurocámara votó dividida:  378 a favor y 255 en contra. Los liberales en los que está integrado Ciudadanos votaron a favor y el grupo popular europeo votó divivido. Los españoles votaron en contra.

Compartir el artículo

stats