Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valencianos y catalanes lideran las reservas y les recuerdan llevar el pasaporte covid para ir al bar

El turismo de grupos regresa y llena casas rurales en Castellón este 'puente'

Pandillas de jóvenes y distintas familias ya pueden compartir habitación, a diferencia de hace un año

Turistas en un alojamiento turístico en la capital de Els Ports.

En Castellón, el último puente festivo del año, antes de Nochevieja, y el primero en el que será necesario tener a mano el pasaporte covid para salir a cenar, no ha defraudado al turismo de interior, con una ocupación elevada de picos del 100%. Un aspecto positivo es la entrada de reservas de última hora de quienes se iban a los mercadillos navideños de Centroeuropa pero por las restricciones del covid-19 han decidido quedarse a un destino próximo. Otro factor es que, a diferencia del 2020, en este puente de la Purísima ha resurgido con fuerza la demanda de vacaciones por parte de grupos de jóvenes y familias, pues sí está permitido que convivan en los alojamientos distintas unidades de convivencia y ya se ha generalizado más la vacunación.  

En Cases de Morella, la técnico de Turismo Mònica Ripollés, relató que «con reservas de última hora, incluso recibidas tres días antes, se han llenado los alojamientos. La mayoría vienen para tres noches y alguna cuatro. La elección de días es variada, igual de viernes a lunes, o de sábado a lunes. Son sobre todo de la Comunitat, --muchos vienen con el bonoviaje-- y de Cataluña».

Los refugios, a tope

Asimismo, Ripollés destacó que «como gran novedad es que este puente por fin se recuperan los grupos. Volvemos a tener llenos los refugios de Pereroles, que son ya para 20 y pico personas. O el albergue de la Fábrica Giner, ya con aforo completo».

Ripollés recordó que hace un año «no había ganas de juntarse tanta gente y también existían restricciones de aforo y no se podía compartir la habitación si no eran núcleos familiares. En 2020 aunque el albergue tuviera habitaciones con capacidad para 10 personas solo se permitía alojar a una familia por las restricciones del covid-19. Ahora sí pueden estar ya los grupos de amigos de diversas familias mezclados».

Las casas rurales son el alojamiento con más demanda este puente. Javier Ortí

En otro gestor de alojamientos rurales, pero en Vistabella, Teresa Vayá, de Cases Rurals Penyagolosa, coincidió en las buenas cifras de ocupación del puente, «con tres y cuatro noches de reserva, lo que supone incluso más días que en Nochevieja. Ya hay grupos de amigos que alquilan juntos, pero en nuestro caso sobre todo tenemos para Fin de Año».

Pendiente de la 'app' del pasaporte covid

El presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), Joaquín Deusdad, manifestó que la ocupación es alta y ronda ciertos días el 100%, «a partir del día 4, la comarca está a tope». El sector de restauración está pendiente de cómo se gestiona el pasaporte covid (obligatorio en bares, restaurantes y locales de ocio con más de 50 personas de aforo) y la respuesta de la gente, «que lo tendrá que aceptar, como con la prohibición de fumar o cualquier otra norma. Vale más esto que cerrar o elevar restricciones. Y se da seguridad al cliente», indicó.

A nivel organizativo el sector baraja que sea la persona que distribuye las mesas la que se encargue, con el móvil o la aplicación que se active, estar pendiente de pedirlo. «Lo que estamos haciendo desde las casas rurales es que cuando llaman para reservar en el restaurante, les recordamos que no se olviden de traer el certificado covid para los mayores de 12 años. Se le informa ya que es obligatorio», apuntó el empresario.

¿Y quién viene a pasar este puente a Castellón? El turismo de proximidad copa la demanda, sobre todo, procedente de Valencia y Barcelona, y viene para pasar tres días de media. Es un puente largo. Los días con más demanda son el 4, 5 y 6 de diciembre.

La oferta de ocio, gastronomía y cultura es otro aliciente. «En este puente nos jugamos las Navidades. Hay que ser prudentes y que no suban los contagios», indicó. Al tiempo, apuntó que en el caso de su hotel y restaurante, El Faixero, en Cinctorres, «el puente se ha vendido mucho. Y ya estaba al 100% el hotel el 15 de noviembre». «Muchos turistas aún tienen por gastar el descuento del bono viaje (vigente hasta el día 31) y es tiempo de escapadas. Y por el covid-19, se han anulado viajes a Austria o Alemania, y se recurre a viajar al interior, que se desborda». 

Compartir el artículo

stats