Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de combustible y luz afecta a los mercados

El encarecimiento de la compra alcanza ya hasta un 30% en Castellón a puertas de Navidad

Pescado y marisco lideran el alza con subidas por encima de las registradas en 2020. El elevado precio de algunos productos lleva a los consumidores a buscar alternativas

El pescado y marisco lidera la subida de precios de cara a la llegada de las fiestas navideñas, por encima del encarecimiento registrado en años anteriores. MANOLO NEBOT

El encarecimiento de la compra ya es una realidad en Castellón. Aunque esta situación resulta habitual en fechas como estas ante la cercanía de las fiestas navideñas, el hecho extraordinario en esta ocasión es la subida en sí misma, por encima del 30% en algunos de los productos.

Pescado y, en especial, marisco encabezan el alza de los precios por encima de los valores registrados en el 2020. «Ya se ha empezado a encarecer todo, por ejemplo, el langostino, o también la gamba roja, que ha subido de 38 a 44 euros en unos días», explican desde un puesto de estos productos del Mercado Central de Castelló. «El carabinero este año está intocable», añaden y lo evidencia la cartelería de varias paradas: 110 euros el kilo, figuraba en algunas, a falta aún de dos semanas para Navidad y, por ende, con margen todavía para nuevas subidas ante el aumento de la demanda. Y es que, desde otro comercio del recinto, también especializado en productos del mar, prevén que la situación se agrave mucho más «a partir de la semana que viene». «Está todo mucho más caro que el año pasado», coinciden los vendedores consultados por este diario, tanto de mercancía fresca, como también de congelada.

No solo comerciantes experimentan este escenario. También las lonjas son testigos del aumento del coste en alimentación. Los últimos datos disponibles de la Conselleria de Agricultura, que incluyen valores hasta el viernes pasado, reflejan que referencias como el langostino está en un precio medio de 38,19 euros por kilo, lo que supone 8,73 euros más que apenas una semana antes, cuando se vendía a 29,46 euros a su llegada a la lonja de Castelló. Esto supone un 30% más caro.

Plan B

La cadena de distribución comporta que, al final, pese a los esfuerzos de los establecimientos por mantener el precio, la situación acabe repercutiendo en el bolsillo de los consumidores castellonenses, que ya son conscientes en su mayoría del encarecimiento que se venía anunciando desde hace semanas.

Esto obliga a muchos a cambiar sus planes para las comidas y cenas familiares y optar por alternativas que resulten más asequibles: «Hay productos como los carabineros que los miro y no compro al ver el precio», detalla Carmina, vecina de la capital de la Plana, quien valora que acaba recurriendo a opciones más baratas.

¿Ha notado el auge de los precios?

¿Ha notado el auge de los precios? IVÁN CHECA

Las causas

Entidades como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) apuntan en sus análisis que la escalada de precios está motivada por el aumento de costes que también se da con la electricidad o los carburantes. 

A este factor se suma el crecimiento de la demanda en comparación con las navidades del año pasado, cuando la situación epidemiológica resultaba mucho peor por la ausencia de vacunación alguna y frenaba cualquier tipo de celebración colectiva, tanto en establecimientos de hostelería como a nivel particular en las viviendas, ya que incluso el máximo de personas estaba limitado.

Compartir el artículo

stats