Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El sector citrícola de Castellón tratará de adelantar envíos para minimizar la huelga del transporte

Las cooperativas y el comercios aseguran que, aún así, el impacto será "brutal"

Una trabajadora recoge naranjas en un huerto de Castellón.

La huelga patronal del transporte convocada para los días 20, 21 y 22 de diciembre, y a la que se ha sumado la Asociación Empresarial Castellonense de Transporte de Mercancías por Carretera (ACTM), podría incluso convertirse en indefinida si en los próximos días Gobierno y empresarios no logran llegar a un acuerdo. Un paro que, además de suponer el desabastecimiento de productos de consumo básicos durante la Navidad, supondría pérdidas millonarias para las empresas de sectores como el azulejo o los cítricos que ya han empezado a planificar cómo encajar el golpe.

Aunque la huelga de los camioneros afectaría negativamente a prácticamente todos los sectores económicos de la provincia, el más perjudicado sería el de la naranja. Diciembre es el mes clave para la recolección y exportación a Europa de la clemenules, la variedad reina en Castellón, y para tratar de minimizar el impacto del parón hay comercios y cooperativas citrícolas que están intentando anticipar los envíos. No obstante, todas las fuentes consultadas insisten en que la capacidad del sector es limitada y, si finalmente, hay huelga en el transporte la campaña será ruinosa. 

«Tenemos la esperanza de que empresarios y Gobierno lleguen a un acuerdo aunque sea in extremis y la huelga se desconvoque. Si no es así, para los cítricos el impacto será brutal», aseguran fuentes del sector citrícola provincial.

Pero como los días pasan y la solución no llega, en la mayoría de las cooperativas y comercios empiezan a pensar en un plan B. Y ese plan pasa por intentar anticipar los pedidos, lo que implica recoger la fruta, envasarla y exportarla con unos días de antelación. «Solución no hay porque la naranja es un producto perecedero y no tenemos infraestructura ni material ni humana para avanzar el 100% de los envíos, pero quizás sí podemos anticipar el 10%. lo que quizás ayudaría a que el impacto de la huelga sea menos fuerte», dicen fuentes del sector que aseguran «entender y respetar» las reivindicaciones de los transportistas de mercancías por carretera. 

Preocupación en el azulejo

Quien también ve con extremada preocupación la convocatoria de huelga en el transporte es el sector del azulejo. Pero, a diferencia de los cítricos, la situación de la cerámica es distinta. Para empezar, los pavimientos y revestimientos no son productos perecederos y, además, la campaña de exportación, no se concentra en una pocas semanas. «Los paros han sido anunciados con suficiente plazo y eso permite que nuestras empresas pueden tratar de planificar su logística para minimizar el impacto», apuntan desde la patronal cerámica Ascer, que confía en que «se pueda llegar a un acuerdo y que el Gobierno sea sensible a la situación de aquellas empresas que están viendo su competitividad y su supervivencia seriamente amenazada por la escalada en los precios energéticos».

Las empresas empiezan a estudiar cómo hacer frente a la convocatoria de huelga y el millar de empresas del transporte de Castellón que dan empleo a más de 10.000 profesionales aseguran que no aguantan más. La subida de los combustibles, el incremento de los costes de explotación de las empresas y la falta de camioneros para hacer frente a la nueva demanda han puesto al límite a un sector económico que supone el 4,8% del PIB español.  

Compartir el artículo

stats