El mundo de la gastronomía castellonense está de luto por el fallecimiento de la fundadora del que es uno de los restaurantes más visitados de la provincia de Castellón. Josefa Barreda Moliner creó el restaurante Casa Julián en el año 1987, cuando la familia se trasladó a La Barona, perteneciente al municipio de Vall d'Alba, para poner en marcha el que ha sido desde entonces y hasta la actualidad el más grande templo del esmorzaret en Castellón.

Josefa, madre del actual gerente del establecimiento, Jorge (al frente del negocio desde el 2003) nos ha dejado este martes a los 79 años. Este miércoles su esposo, José Julián, sus hijos, Jorge, Berta y Cristina y toda la 'familia' de amigos que a lo largo de los años ha ido formando Casa Julián le dan el último adiós en la parroquia de San Juan Bautista en Vall d'Alba, en unas honras fúnebres que tendrán lugar a las cuatro de la tarde.

La historia de Casa Julián

Los inicios de Casa Julián, antes llamado Bar Romero, tendríamos que situarlos en el Mas de Julián de Vall d’Alba, donde la abuela del actual gerente del negocio enseñaba a cocinar a su madre, Josefa, la auténtica ‘alma máter’ del establecimiento. La familia se mudó a La Barona en 1987 y en un primer momento era mucho más que un bar, funcionando como carnicería, tienda, loterías, bar… En 1997 se quedó ya solo como restaurante. 

Josefa (a la derecha) entre a su hijo Jorge, actual gerente de Casa Julián, y su marido José

En la actualidad, en Casa Julián trabajan diez personas y sirven una media de 300 almuerzos. En buena parte, toda la leyenda de Casa Julián se ha gestado gracias a la visión de Josefa Barreda, la fundadora de este templo del bon llantar y a la que desde Mediterráno dedicamos este `pequeño homenaje. Descanse en paz.