Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BALANCE DEL 2021

El azulejo de Castellón avisa de que la crisis por el precio del gas "va para largo"

La patronal Ascer indica que los sobrecostes energéticos rompen la buena tendencia de los primeros meses del año

El presidente de Ascer, Vicente Nomdedeu, en el balance del año para los medios.

La industria cerámica de Castellón cerrará el 2021 en términos positivos gracias al ritmo disparado de ventas y producción, pero ya avisan de un 2022 lleno de problemas a consecuencia del fuerte incremento de los costes energéticos y la escasa respuesta obtenida por parte de las administraciones. El presidente de la patronal azulejera (Ascer), Vicente Nomdedeu, detalló en el balance del sector ante los medios de comunicación que este año "ha tenido un comienzo bueno, pero el 2022 empezará con meses malos y no sabemos cuándo volverán los buenos", para advertir de que la situación "va para largo".

Los principales datos de Ascer G. Espinosa

La principal preocupación del sector tiene que ver con el precio del gas, que se ha disparado en los últimos meses. "A principios de año estaba en 24 euros por megavatio hora y ahora se encuentra sobre los 140". Esto, junto al incremento del dinero a abonar por las emisiones de CO2, que tres años atrás eran de 5 euros por tonelada y ahora se sitúa en 80, "son los dos factores que nos quitan el sueño", recalcó.

El peso de la energía

Las estimaciones de Ascer para finales de este 2020 señalan ventas por unos 4.600 millones de euros, que suponen un incremento del 20% respecto al ejercicio anterior. De esta cifra, 1.100 corresponden al mercado nacional, con una subida del 22%, y 3.500 a la exportación, lo que supone un avance del 19%. A estos números hay que contraponer el aumento de los costes. El tesorero de la patronal, Francisco Ramos, detalló que el impacto global para el sector "puede ser de un sobrecoste de más de 1.250 millones de euros comparado con la factura de 2020, con un total de factura estimado en 1.734 millones de euros" al cierre del 2021. Esto supone que solo la energía ya se lleva el 39,5% de toda la facturación de un año en el que han batido récords. En todos los sentidos.

Para hacer frente a este panorama la mayor parte de las empresas optan por incrementar el precio de los productos a sus clientes. "El que no lo haga, está muerto", expresó Vicente Nomdedeu.

Interrupciones y empleo

Hay empresas que ya toman medidas como la interrupción temporal de la producción para evitar trabajar a pérdidas, algo que, avisan desde la organización, puede tener efectos sobre el empleo de una industria para la que trabajan 16.100 personas de forma directa y cerca de 40.000 de manera indirecta. "Ya hay unas 500 y pico personas en situación de ERTE en al menos cinco empresas", comentó el presidente de Ascer, si bien señaló que próximamente recopilarán más datos ante "una realidad que será mayor, porque no se puede seguir fabricando en estas condiciones; es peor perder dinero que dejar de vender".

Nomdedeu aludió a las administraciones. "O no quieren o no saben o no pueden resolver la situación", dijo, para expresar que cada vez los costes "están peor" y esperan respuestas tanto de Madrid como de Bruselas. "España necesita un plan nacional industrial", detalló. Otra posible opción que manejan es realizar una compra centralizada de gas natural desde Ascer, con el fin de poder negociar mejores precios a los suministradores, aunque añadieron que esta medida no se puede concretar a corto plazo.

Compartir el artículo

stats