Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Efectos del auge de la incidencia del virus

El aumento de contagios ya altera planes de Navidad en Castellón

Varios ayuntamientos suspenden actos y la hostelería sufre un 30% de cancelaciones

Solicitan el pasaporte covid a unos clientes en el acceso a un establecimiento hostelero de Castelló. MANOLO NEBOT

El aumento de la incidencia de coronavirus en la provincia de Castellón obliga ya a alterar los planes previstos para las fiestas navideñas, tanto a instituciones como a particulares.

Los últimos datos de la evolución de la pandemia publicados este martes por la Conselleria de Sanitat reflejan que el territorio provincial encara la Navidad predominando el nivel de riesgo extremo, por encima de los 250 casos y con algunos municipios cruzando la barrera de los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Es el caso de las 20 localidades más pobladas, de las que la mayoría experimentan un agravamiento en la situación epidemiológica. La Vall d’Uixó, Benicarló, Almassora, Benicàssim, Segorbe o Alcalà de Xivert sobrepasan incluso el millar de positivos en su tasa.

Este escenario ha llevado a varios Ayuntamientos ya a reformular sus programaciones festivas. Sant Jordi, con la incidencia en 202,02 casos, anunció ayer la suspensión de todos los actos públicos a celebrar en instalaciones municipales, así como en la vía pública hasta el día 7 de enero. También Nules hizo algo similar este lunes y la Vall d’Uixó (1199,46) anula por ahora su San Silvestre, al no poder asegurar el mantenimiento de la distancia interpersonal de seguridad. Moncofa canceló el festival de fin de año, el de la noche de Reyes y varias proyecciones cinematográficas.

Niveles de riesgo por municipios MEDITERRÁNEO

Refuerzo de medidas

Mientras, otros mantienen por ahora su hoja de ruta. En Benicàssim sigue en pie la actuación de una orquesta para Nochevieja y en Burriana la celebración de una fiesta en la Terraza Payà, aunque ambos reforzarán medidas de prevención y el control de accesos para velar por la normativa sanitaria, como el pasaporte covid.

A nivel particular son muchos ya los han transformado sus planes siguiendo la máxima pronunciada por el president, Ximo Puig, de «adaptarnos al nuevo escenario y cambiar ya de mentalidad». La hostelería es prueba de ello al registrar ya la cancelación de hasta el 30% de las reservas previstas para las jornadas festivas, según confirma el vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Luis Martí, a este diario, quien valoró sobre la extensión del uso del certificado covid que «es un mal menor» y afirmó sobre la situación que «aceptaremos todas las medidas proporcionales que permitan que restricciones de aforos y horarios no vuelvan».

Al goteo de anulaciones se suman casos puntuales como la discoteca Nacar de Vinaròs, muy popular en el Baix Maestrat, que anunció al público su cierre durante las fiestas navideñas «debido a la situación sanitaria». 

Culminan el listado de adaptaciones por la pandemia los cambios en los encuentros familiares de los castellonenses, pues muchos por precaución han optado ya por reducir los contactos sociales o los núcleos familiares, atendiendo la recomendación de la consellera de Sanitat, Ana Barceló, de un máximo de dos. 

Informan I. Calpe y M. Mira.

Compartir el artículo

stats