Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El impago de los alquileres sube un 45% en Castellón en el año del covid

La deuda media registrada en la provincia es de 4.138 euros, según el Fichero de Inquilinos Morosos

Dos ciudadanos observan la publicidad de pisos en alquiler en una inmobiliaria de la ciudad de Castelló.

En un contexto de repunte de la demanda de viviendas de alquiler en la provincia de Castellón, agudizado en los últimos años, los impagos en los arrendamientos crecieron en torno a un 45% en este territorio en el año de arranque de la pandemia del covid, el 2020, durante el que la deuda media también escaló posiciones hasta llegar a 4.138 euros.

El dato es del Fichero de Inquilinos Morosos (FIM) que se realiza cada año a partir de las incidencias informadas por profesionales inmobiliarios, propietarios y sentencias judiciales.

Aunque el incremento puede parecer muy abultado, es sensiblemente menor que el del entorno, ya que la media nacional del alza de los impagos fue en el conjunto de España del 66%, y se sitúa en Castellón diez puntos por debajo del dato autonómico, del 56,8%.

En cuanto a las causas, el presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Castellón, Francisco Nomdedeu, quien matiza el incremento de la morosidad hasta un máximo del 30% en Castellón en función de su experiencia, sitúa el eje en los efectos de la crisis sanitaria, con la reducción de ingresos para muchos arrendatarios.

Sin embargo, Nomdedeu apunta que «la situación se ha ido reconduciendo de forma notable a lo largo de este año, porque se habilitaron instrumentos, al igual que ha ocurrido con los ERTE, para facilitar el acuerdo entre el deudor y el propietario de la vivienda».

Según el presidente de los API castellonenses, los inquilinos de los grandes tenedores de casas, dueños de diez o más, pertenecientes a colectivos vulnerables y con rentas limitadas han podido solicitar aplazamientos de los pagos o la reducción temporal del 50% de la renta.

La situación mejora

En cuanto la previsión sobre cómo se cerrará este año desde el punto de vista de los impagos en los alquileres, Francisco Nomdedeu indica que los muchos acuerdos entre propietarios y arrendatarios permitirán alcanzar mejores niveles de endeudamiento al acabar el 2021.

En este sentido se ha pronunciado también el director de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos, Sergio Cardona, al señalar que estimaciones apuntan a que este año acabará con unas «variaciones mucho menos acusadas». Según Cardona, «durante los meses más crudos de la pandemia, las incidencias de morosidad llegaron a triplicarse» con respecto a los mismos meses del ejercicio precedente, pero la «buena comunicación entre propietarios e inquilinos posibilitó que llegaran a pactos negociando quitas o aplazamientos del pago».

Ayudas para un seguro

Otra de las herramientas que estarán disponibles para paliar al menos en parte las dificultades que surgen cuando una familia pierde ingresos y no puede hacer frente al pago del alquiler es la anunciada ayuda para la contratación de un seguro en este campo.

La cuantía de la prima del seguro, para viviendas alquiladas a jóvenes y también a personas vulnerables, no podrá superar el 5% de la renta anual y se trata de una medida «pensada, para que se beneficien los jóvenes y ahora también personas vulnerables, de forma que tengan menos problemas para su emancipación y para conferir mayor seguridad a los propietarios», ha anunciado recientemente la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno, Raquel Sánchez.

Compartir el artículo

stats