Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ahorro continúa en máximos en Castellón con 25 millones más en tres meses

Incertidumbre y pandemia elevan los depósitos de empresas y familias de Castellón a 14.661 millones

La pandemia ha traído consigo a Castellón un consumo más conservador y un incremento constante del ahorro.

Las restricciones de todo tipo motivadas por la pandemia del coronavirus apenas tienen que ver hoy con las establecidas durante el 2020, ni tampoco con las de la primera parte del 2021. Durante ese periodo, los 18 meses transcurridos desde marzo del 2020 hasta julio del que acaba de concluir, los castellonenses ahorraron la friolera de 1.200 millones de euros, hasta llevar el total de sus depósitos en el banco hasta un total de 14.636 millones, como publicó Mediterráneo.

Evolución del dinero que los castellonenses guardan en el banco. Mediterráneo

Se trata de una tendencia que, lejos de frenarse, continúa activa en la misma dirección, si bien la velocidad al alza se ha ralentizado ligeramente. El último informe emitido por el Banco de España establece que familias y empresas castellonenses guardan en las entidades financieras, a, cierre de septiembre, 14.661 millones de euros, lo que representa un ritmo de más de 8 millones de euros que han entrado en la hucha cada mes y 25 en el conjunto del trimestre.

A la hora de explicar las razones que llevan a esta evolución en un momento en el que los depósitos bancarios prácticamente no ofrecen rentabilidad, el presidente del Colegio de Economistas de Castellón, Enrique Querol, explica que «la incertidumbre continúa», por lo que entiende que «las familias están refrenando el gasto». En cuanto a los capítulos en los que más se ha recortado la inversión del dinero doméstico, Querol destaca que «los viajes al exterior se están retrayendo mucho». Pone el acento también en el nuevo modelo de gasto que comienza a estar vigente en la sociedad castellonense con el eje en el tipo de vivienda al que se destina el dinero. El representante de los economistas indica que está subiendo de forma notable la promoción de viviendas unifamiliares, por ejemplo en Castelló y Benicàssim, en una tendencia que «es otra forma de protegerse».

Más estabilidad

Mientras y más allá de este aspecto, «la gente está a la expectativa y prefiere ahorrar a la espera de una situación económica más estable».

Desde la Unión de Consumidores de España (UCE) en Castellón, Juan Carlos Insa estima que, por un lado, «se ahorra porque no hay oportunidad de gastar, con la limitación importante que hay en actividades vinculadas con el ocio, como son las salidas de vacaciones y los viajes, pero también la restauración». Además, Insa menciona que «es una situación de incertidumbre, en la que las familias tienen sensación de inseguridad sobre lo que puede pasar y eso lleva también a reducir el consumo en bienes y servicios que no resulten imprescindibles».

El responsable de UCE en la provincia añade que, además, la subida de los precios de la electricidad, los combustibles y del coste de la vida en general está «comiéndose los salarios» que, a su vez, no son altos, de manera que se tiende a reservar todo el dinero que sea posible, una afirmación que está en línea con las planteadas por Querol, a la espera de que mejore la coyuntura económica.

Compartir el artículo

stats