Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La voluntad frustrada de dejar la Conselleria de Educación debilita el papel de Marzà en Compromís

La oposición en Més a que dejara el cargo habría impedido que el castellonense pase a ser portavoz en Les Corts

Marzà saluda a Fran Ferri el día en que anunció su marcha de Les Corts. FERNANDO BUSTAMANTE

Incluso si la decisión de permanecer en el cargo como conseller de Educación ha correspondido en última instancia a su titular, como apuntan diversas fuentes de su partido, la posición de Vicent Marzà en Compromís queda debilitada después del ruido generado por su aspiración de abandonar el Consell, finalmente frustrada. Esta voluntad del castellonense que no se verá materializada ha motivado, además, oposición interna, tanto en Més Compromís, el antiguo Bloc, como del lado de Iniciativa, el socio de la coalición liderado por la vicepresidenta del Botànic, Mónica Oltra.

El culebrón político cuya escenificación arrancó antes de las fiestas navideñas con el anuncio de Fran Ferri de abandonar la portavocía de su grupo en Les Corts, tuvo un momento clave el pasado viernes cuando la permanente de Més hizo público que Marzà no dejará Educación, de modo que se evita también la prevista crisis de gobierno, así como indicó que propondría para sustituir a Ferri a la síndica adjunta y diputada por Valencia, Papi Robles.

Han sido tres semanas en las que se había llegado a dar por hecho el salto del castellonense a un puesto con un perfil más político y, por tanto, con cambios en el ejecutivo, al menos del lado de Compromís, aún cuando se ha llegado a especular con que el president socialista, Ximo Puig, podría haber aprovechado esa coyuntura para hacer modificaciones entre los consellers del PSPV.

Tras la mencionada decisión de la comisión permanente de Més de dejar las cosas como están en Educación y apostar por Robles para el hemiciclo, la ejecutiva de esta formación ratificó en una reunión celebrada este lunes sus anuncios del pasado viernes.

Por su parte, la dirección de Iniciativa, en minoría frente al antiguo Bloc en Compromís, tiene previsto mantener en la mañana de este martes un encuentro en el que sostendría su postura, ya conocida, de proponer como portavoz a Aitana Más, también síndica adjunta y miembro del partido de Oltra, confirmando de este modo la fractura abierta en el seno de la coalición.

Corriente soberanista

La siguiente fecha decisiva tiene lugar este, martes, cuando se reúnan lo 17 parlamentarios que forman el grupo de Compromís para elegir al nuevo síndic. En este contexto, volverá probablemente a quedar patente el malestar de la corriente soberanista dentro de Més, Bloc i País, que ha criticado públicamente la «mala gestión» que la dirección del antiguo Bloc ha hecho del relevo de Ferri, por lo que ha pedido dimisiones, y ha afirmado que se ha «vetado a la gente más preparada», como la portavoz adjunta y miembro de esta corriente, la vila-realense Mónica Àlvaro, porque «no es de su cuerda».

Sobre estas críticas, el propio Fran Ferri zanjó la cuestión con un lacónico: «Cualquiera puede presentarse» para optar a un cargo cuya elección, según dijo el todavía diputado autonómico, corre a cargo única y exclusivamente de los parlamentarios de Compromís. El que hoy dejará de ser síndic de su grupo insistió en que, históricamente, los partidos han evitado la injerencia en los asuntos relacionados con sus formaciones en Les Corts Valencianes.

En cualquier caso, decida la coalición lo que decida sobre su portavoz, el mal ya está hecho en lo que respecta a la proyección política de Vicent Marzà, cuya posición sale claramente perjudicada al quedar patente la oposición interna con la que cuenta, tanto en Més, como en Compromís, donde Mónica Oltra era también contraria a que el conseller dejara Educación y reforzara su perfil como hombre de partido en un año que es ya preelectoral, mejorando de ese modo sus posibilidades de hacer sombra a la vicepresidenta. H

Compartir el artículo

stats