Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PERSPECTIVAS TURÍSTICAS

La reapertura de los hoteles en Castellón será escasa por el Imserso y la pandemia

El sector confía en que la recuperación vaya de menos a más durante el 2022

Un grupo de jubilados en un hotel de Peñíscola. María José Sánchez

La vuelta de las vacaciones sociales del Imserso tendrá un escaso impacto en el inicio del año hotelero en Castellón. Dentro de un mes habrá reapertura de establecimientos, pero serán pocos, localizados en Peñíscola, Benicàssim y Vinaròs. Además, el ritmo de la comercialización, iniciado a mediados de diciembre, en plenos preparativos navideños y en el inicio de la sexta ola de la pandemia, va lento. El responsable de alojamientos de la patronal Ashotur y presidente de la agrupación empresarial de Peñíscola (Agretur), Francisco Ribera, señala que los primeros compases irán a medio gas. «La compañía que se encarga de gestionar las reservas no ha pasado aún las cifras», explica Ribera, aunque recuerda que para este año habrá Imserso «hasta el mes de mayo», por lo que se espera que se anime en la parte final.

Menos plazas

Desde la Asociación Provincial de Agencias de Viajes de Castellón, su presidente, Diego Tirado, indica que para este 2022 «salieron a la venta muchas menos plazas que en el 2020, y el ritmo de comercialización va poco a poco. Si en años anteriores había colas en los primeros días y estaba prácticamente todo vendido en el momento, ahora hay muchas plazas libres». Mientras haya vacantes el calendario sigue abierto, por lo que se espera que una mejora de la situación sanitaria suponga un estímulo. Castellón tiene previstas unas 34.000 pernoctaciones.

Los hoteles de Castellón, especialmente los de la zona costera, se caracterizan por su temporalidad, aunque antes de la pandemia había negocios que abrían prácticamente todo el año gracias a la ayuda del turismo de pensionistas. El propósito de repetir esta dinámica a finales del 2021 no se pudo materializar, porque el Imserso se retrasó hasta febrero.

La actual situación sanitaria, con gente que tuvo que anular planes de viajar por un contagio de covid, tampoco ayuda. Según la patronal autonómica Hosbec, Castellón tuvo en la semana pasada una ocupación hotelera del 50%. Pero solo había disponibles unas 400 habitaciones.

Alternativas

Pese a todo, Francisco Ribera detalla que para animar la actividad hasta la Semana Santa «hay otros alicientes, como el Castellón Sénior, que como el Imserso ayudan a garantizar un determinado porcentaje», al que se suman escapadas de fin de semana y el Bono Viaje. Otra esperanza a medio plazo es la que ofrece Exceltur, que contempla un 2022 que irá de menos a más, «si sucede la mejora de la situación sanitaria y de la economía». El principal objetivo para los hoteles de la provincia es abrir durante la primavera con unas ocupaciones aceptables, y tener una temporada cuya duración se asemeje a los tiempos previos al coronavirus.

Compartir el artículo

stats